La Ciudad aún ultima el borrador de la ordenanza de convivencia un año y medio después

La Ciudad aún ultima el borrador de la ordenanza de convivencia un año y medio después
Mohamed Alí
Mohamed Alí  

En enero de 2017, la Asamblea, por unanimidad, aprobaba la redacción de una ordenanza de convivencia que pusiera coto a las manifestaciones racistas, homófobas o xenófobas en los espacios públicos que, a juicio de Caballas, promotora de las iniciativa, debían ser “espacios de confraternización”. Pero un año y medio después, el consejero de Educación, Javier Celaya, pidió disculpas y año admitió que la semana próxima se convocará una mesa de trabajo para analizar un borrador que en el pasado mes de septiembre ya aseguró que estaba prácticamente redactado.

“La credibilidad de la institución no pasa porque el Gobierno diga que sí y luego se lo piense y diga que no lo va a hacer y provoca que los ciudadanos no nos tomen en serio”, lamentó el portavoz de Caballas, Mohamed Alí, reivindicando la importancia de una ordenanza de convivencia “en los tiempos que vivimos en los que un país como Italia hace un censo de gitanos o los comentarios en las redes sociales, que mejor no reproducir, que hemos visto después de que España acoja un barco de refugiados”.

Desde el Gobierno, el consejero de Educación reiteró sus disculpas admitiendo que “se ha producido un retraso quizá excesivo pero no hay intención de dejar caer en el olvido”, aunque reconoció que es necesario aún calibrar las posibles sanciones que han de incluirse en la ordenanza que, además, algunos aspectos ya se recogen en le ordenanza de uso de espacios públicos por lo que se podría incurrir en duplicidad.