El futuro del hotel municipal se decidirá cuando se resuelva el divorcio con Meliá y se hagan obras


El futuro del hotel municipal se decidirá cuando se resuelva el divorcio con Meliá y se hagan obras

- El Grupo que permitía utilizar el nombre 'Tryp' reclama a la Ciudad Autónoma 300.000 euros y la Administración hará lo propio con "un millón en cantidades no cobradas"

- Ramos anuncia que Procesa prepara una "renovación total" del edificio de la Gran Vía, cuyo modelo de gestión a largo plazo se quiere "consensuar" con la oposición

El consejero de Turismo del Gobierno de Ceuta, Fernando Ramos, se ha comprometido este miércoles en el Pleno a llevar al Consejo de Administración de la sociedad 'Puerta de África' el futuro del hotel municipal, que viene costando cada año a los ceutíes unos 300.000 euros públicos, para "consensuarlo" con la oposición. No será, eso sí, antes de que se resuelvan las condiciones en las que se saldará el divorcio con el Grupo Meliá, actualmente sometido a arbitraje en la Cámara de Comercio de Madrid.

Mientras tanto, Ramos ha anunciado que se mantendrá la estructura de gestión actual, "con un gerente de la sociedad [Alberto Solano] y un director que es el mismo que había antes [José Ávila]". El Gobierno no prevé volver a recurrir a asesoramiento externo como se hizo "durante dos meses" con 'Think Hotel' para "encauzar el proceso de desafiliación, que no era fácil porque 'Meliá' llevaba reservas, gestión, motores de búsqueda, contabilidad, almacén...".

"Conseguimos seguir en todos los motores de búsqueda sin que ni el personal, que se ha mantenido y no ha perdido condiciones laborales, ni los clientes sufriesen perjuicios", se ha congratulado el consejero, que además ha asegurado que en lo que va de año, siete meses después de romper con 'Meliá', se ha registrado una evolución positiva del negocio en términos de ingresos y una reducción de costes.

Según Ramos, la Ciudad optó por rescindir "voluntariamente" el acuerdo que tenía con 'Meliá' porque "ya no era beneficioso para la Administración". No obstante, tras la ruptura se ha abierto un litigio entre el Grupo, que reclama a la Ciudad 300.000 euros, y la propia institución, que ha encargado una auditoría que apunta a que son las arcas públicas las que deberían recibir "un millón de euros en cantidades no cobradas".

"Mientras se resuelve ese arbitraje seguiremos igual y trabajaremos con el Instituto para la Diversificacion y Ahorro de la Energía (IDAE) del Estado para, ahora que ya hay Gobierno de la Nación, acometer las mejoras que necesita una infraestructura con veinte años de antigüedad que hay que adecuar y dotar de tecnologías más eficientes", ha adelantado Ramos, que ha detallado que Procesa "tiene muy adelantado el proyecto" para efectuar "una renovación total" de las instalaciones.