NUEVAS MEDIDAS

El Gobierno apretará las clavijas a Trace para recuperar niveles aceptables de limpieza pública

El Gobierno apretará las clavijas a Trace para recuperar niveles aceptables de limpieza pública
Imagen de archivo de un trabajador de Trace.
Imagen de archivo de un trabajador de Trace.  

El Gobierno de Vivas no quiere bromas con un tema socialmente tan sensible como el de la limpieza pública y, con las próximas elecciones en un horizonte de menos de dos años, parece dispuesto a apretarle las clavijas a Trace para que cumpla a rajatabla el pie de la letra de la concesión que se le adjudicó hace cuatro años y a la que, tras la ampliación implementada, no se le puede meter más dinero.

Así las cosas, el equipo gubernamental ha barajado este verano la posibilidad de romper con Trace pero finalmente se ha inclinado por no llegar a tanto. De momento, va a mantener la línea de apoyo "complementario" que primero sostuvo con el Plan de Empleo Juvenil y ahora con Tragsa y va a reforzar el mecanismo administrativo de control (con cuatro trabajadores al margen de la estructura política dedicada a la misma tarea), siempre bajo sospecha, con la creación de una Jefatura que será ocupada "por un funcionario y no por designación política", según ha dejado claro la portavoz del Ejecutivo, Mabel Deu, tras la reunión de presidente y consejeros de este viernes en la que se ha acordado su habilitación.

El Consejo de Gobierno también ha dado su visto bueno al nombramiento de Manuel Jurado como director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad para apoyar al nuevo consejero, Fernando Ramos, aunque este movimiento no parece tener relación directa con Trace.

Desde que esta empresa se hizo cargo del trabajo que antes hacía Urbaser no han cesado las quejas recurrentes de todo tipo de agentes sociales, vecinales y políticos tanto por el deficiente estado de limpieza de las calles como por la supuesta complacencia del Gobierno del PP hacia la contratista (sobre la cobertura de vacaciones o bajas, la implementación de sistemas telemáticos de supervisión...), que no pocas veces ha denunciado también sin cámaras ni micrófonos no poder hacer el negocio que esperaba.

El Comité de Empresa de Trace ha sido el que siempre ha hecho de portavoz de las inquietudes de patronos y trabajadores culpando a la Administración de haber rebajado tanto el presupuesto del servicio, unos 17 millones de euros al año actualmente, que desde su punto de vista es "imposible" sostener los niveles de calidad de Urbaser, que es a los que quiere volver el Gobierno, según ha repetido Deu.