DENUNCIA

MDyC pide al ICD una solución para los 15 empleados de limpieza “que trabajan sin cobrar”

MDyC pide al ICD una solución para los 15 empleados de limpieza “que trabajan sin cobrar”
Araceli García, gerente del ICD
Araceli García, gerente del ICD  

El Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) se ha reunido con los quince trabajadores afectados de la empresa Limpiasol, encargada de la limpieza de las instalaciones deportivas de la ciudad y cuyo contrato expiró en junio sin que se haya licitado uno nuevo, por lo que, explican desde MDyC, ”a día de hoy no han cobrado aún por su trabajo”. Y no creen que vayan a cobrar a corto plazo: la empresa les ha comunicado que al no cobrar del ICD le es imposible asumir las nóminas, explican los localistas en un comunicado de denuncia.

El servicio de limpieza contratado por el Instituto Ceutí de Deportes (ICD) terminó el plazo establecido en los pliegos de condiciones el pasado junio, sin que hasta la fecha se haya licitado un nuevo contrato. No obstante, el servicio ha continuado prestándose por parte de la empresa obligado por el organismo autónomo a través del personal adscrito a este servicio quien realiza puntualmente sus labores, algo absolutamente necesario para garantizar las condiciones de salubridad e higiene de estas instalaciones, reconocen desde MDyC.

“Para el MDyC es una muestra más de la nefasta política del Desgobierno del Señor Vivas, quien a pesar del tiempo trascurrido, teniendo conocimiento de la fecha de vencimiento del contrato y de la necesaria existencia del servicio ha sido incapaz de redactar unos pliegos para sacar el concurso”, denuncian señalando a “los numerosos gerentes que han pasado por el ICD  se han dedicado a pacer del pesebre bien remunerado que su habilidad política le ha ofrecido para cobra todos los meses, es incomprensible que se haya mantenido esta situación, provocando que se preste el servicio sin contrato, especialmente sabiendo que esta situación tarde o temprano repercutiría en los y las trabajadoras que son quienes deben seguir realizando un servicio por el que ahora no van a cobrar, un trabajo que si no se realizara obligaría al cierre de las instalaciones del ICD por razones obvias de salubridad”.