VISITA

La ministra de Sanidad pasa de puntillas sobre la posibilidad de ofrecer radioterapia en Ceuta

La ministra de Sanidad pasa de puntillas sobre la posibilidad de ofrecer radioterapia en Ceuta
La ministra de Sanidad, este jueves, en el Hospital, junto a la delegada del Gobierno.
La ministra de Sanidad, este jueves, en el Hospital, junto a la delegada del Gobierno.  

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, considera que los tratamientos de radioterapia ya se prestan con los requisitos inexcusables de "calidad", "seguridad" y "accesibilidad" para los pacientes de la ciudad autónoma, por lo que ha pasado de puntillas sobre la posibilidad de ofrecerlo, desde la Sanidad Pública o a través de alguna clínica privada, a este lado del Estrecho.

"Nuestra hora de ruta para la radioterapia, que es un recurso terapéutico más para algunos cánceres, es proporcionar la atención de mayor calidad y con mayores condiciones de seguridad, dos requisitos imprescindibles, y teniéndolos en cuenta lo prestaremos con la mayor accesibilidad posible", ha resumido en declaraciones a los medios.

En el Hospital ha recordado que el INGESA acaba de renovar sus protocolos de colaboración con el Servicio Andaluz de Salud "para las derivaciones a la Península". "Esto debe complementarse con una accesibilidad plena y para eso se ha incorporado el servicio de transporte en helicóptero absolutamente gratuito y sin ningún adelanto de pago", ha subrayado.

A su juicio todo eso "garantiza la atención y cumple los requisitos irrenunciables de calidad en la atención y seguridad del paciente". "En el futuro", ha concluido, "veremos qué posibilidades hay o qué otros recursos puede haber de mayor cercanía".

Tanto con el PP como con el PSOE en La Moncloa desde la Administración General del Estado se ha argumentado que la población ceutí es demasiado exigua para implantar el servicio de radioterapia en Ceuta. Sobre la mesa está la posibilidad de que 'GenesisCare' abra una clínica privada en la ciudad, para lo que ya tiene un solar adjudicado por el Gobierno de Vivas, que está dispuesto a aportar unos 400.000 euros al año para contribuir a su sostenibilidad financiera.