"DIÁLOGO"

Los Populares se niegan a pasar a la "ofensiva" para exigir al Estado que atienda mejor a Ceuta

Los Populares se niegan a pasar a la "ofensiva" para exigir al Estado que atienda mejor a Ceuta
Aróstegui y Ali, este viernes, en la segunda sesión del Debate sobre el Estado de la Ciudad.
Aróstegui y Ali, este viernes, en la segunda sesión del Debate sobre el Estado de la Ciudad.  

El Gobierno de Vivas ya tiene una hoja de ruta en su relación con el Estado: seguir "dialogando", sin palabras "ofensivas", para que mantenga su apoyo a la ciudad y atienda las necesidades de Ceuta. "No vamos a conseguir políticas para atender a población ajena como la de la provincia de Tetuán por mucho que insistamos", ha opinado Carreira frente a la propuesta de Caballas, que aspiraba a conseguir del Pleno el compromiso de "apoyar todas las movilizaciones populares e iniciativas políticas promovidas con el objetivo de saldar la 'deuda histórica' del Estado con Ceuta y garantizar el derecho efectivo a la igualdad entre todos los españoles contemplado en la Constitución".

Desde el punto de vista de la formación localista, que ha iniciado una línea de trabajo conjunto con Coalición por Melilla en ese sentido, Ceuta "sigue padeciendo una serie de problemas estructurales que nos sitúan a la cola de todos los indicadores de prosperidad generalmente utilizados en nuestro país: paro (escandaloso), pobreza (indigna), fracaso escolar  (desmedido) y déficit de vivienda (vergonzoso) se erigen como jinetes del apocalipsis que nos condenan a un estado de frustración y desesperación del que parece imposible salir".

Según Aróstegui, ese "constatable y objetivable desfase en nivel de desarrollo" es "la consecuencia de una 'deuda histórica' provocada por la ausencia de una política de estado específica para tratar adecuadamente los problemas de Ceuta durante décadas". Así, "mientras otros progresaban a un ritmo acelerado, Ceuta permanecía estancada cuando no en retroceso".

Carreira ha visto demasiado simple el diagnóstico de Caballas, que por ejemplo liga el fracaso escolar a la falta de construcciones escolares. "Habrá que ver si no es también achacable a una falta de motivación", ha advertido el consejero.