CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

El PP constata en Acemsa que sin mayoría absoluta ya no vale todo

El PP constata en Acemsa que sin mayoría absoluta ya no vale todo
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El PP ha probado este viernes en Acemsa el amargo sabor de la derrota. Sin mayoría absoluta y sin socio que se la garantice en todos los foros, los de Vivas han visto naufragar su plan para cambiar el cuadro dirigente de la sociedad municipal, del que habían proyectado echar a Juan Martín Portes como gerente y colocar a Juan Manuel Sánchez Valderrama como director general técnico asumiendo las funciones del anterior sin el cargo.

Ha perdido las dos votaciones porque solo representa 9 escaños y el PSOE, el MDyC y Caballas, que han votado en contra juntos en ambos casos, sumaron 10. También porque Vox se ha abstenido. Pero sobre todo porque los dos puntos del Orden del Día estaban cogidos con alfileres. O ni eso.

En el primer caso, en el debate el presidente del Consejo, Alfonso Conejo (PP), ha alegado como única razón para prescindir de Martín una "pérdida de confianza". Según dos fuentes asistentes, porque "el grupo al que represento ha dicho que hay que cesarlo". El (mayor) problema es que los Estatutos de Acemsa contemplan que tiene que tener un gerente, no como posibilidad. Pero el PP pretendía echar al anterior, pagarle más de 20.000 euros de finiquito-indemnización y dejar el puesto vacante. El plan quedaba abocado al fiasco, pero aún así se votó y los Populares perdieron.

El segundo punto, el ascenso de Sánchez Valderrama sin llegar a la cúspide del organigrama, también partía lastrado, expuso el representante del PSOE, Ramón Lladó, porque no valía para consumarlo un 'dedazo' sin la apertura del proceso reglamentario. Seguramente, de haberlo hecho bien, el resultado hubiese sido el mismo, pero no se hizo. Se votó y otra vez ganó la oposición, con lo que Martín Portes sigue como gerente y Sánchez Valderrama como director técnico al menos hasta el próximo Consejo, que se reunirá el primer viernes de cada mes.

No obstante, la apertura del melón ha deparado más "sorpresas". Hasta hace nada el director general técnico de Acemsa era el ahora famoso Pedro Sierra, ingeniero que acaba de sacar plaza en la Ciudad pero cuyo itinerario por la Administración ha metido al Juzgado el PSOE. En ese marco, Martín Portes pactó una "suspensión temporal" de su relación con Acemsa, pero también habría sido finiquitado "pese a que tal cosa solo corresponde cuando se extingue la relación laboral".

Los socialistas han reclamado un informe que acredite la legalidad y las competencias con la que el gerente tomó esa decisión, que podría incurrir en "usurpación de funciones" del Consejo de Administración. El PSOE ha dado una idea: que, si cometió tal desliz, sea despedido disciplinariamente, ahorrándose las arcas públicas el coste de su despedida política.

Por si fueran pocas las "sorpresas", en el Consejo también se ha descubierto que el sueldo del gerente, pactado en 70.000 euros al año "sin actualización recogida en contrato" sí se ha ido elevando con el paso de los años, algo que "podría estar ocurriendo también con los de otras empresas municipales", según las referidas fuentes.