TRIFULCA

Varga sobre Aróstegui: “Lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro”

Varga sobre Aróstegui: “Lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro”
Varga con Haidor detrás./archivo
Varga con Haidor detrás./archivo  

El diputado de Ciudadanos, Javier Varga, ha citado a los medios de comunicación tras la sesión plenaria de este viernes para dar su particular punto de vista sobre lo sucedido puertas adentro del salón de Plenos, en donde ha soportado estoicamente que Aróstegui diga de Ciudadanos que son “los babosos del PP” o que reconozca que “lo que diga me importa una mierda”, sin que quede claro si se lo decía a Varga o se refería al reglamento, Varga decía en ese instante, como ha reiterado después ante los micrófonos que “Aróstegui siempre dice que el reglamento le importa una mierda”. El mismo reglamento al que el de Caballas ha apelado este viernes para tratar de limitar de dos a una las interpelaciones que puede presentar Ciudadanos.

Las malas relaciones entre Caballas y Ciudadanos se han venido alimentando en los últimos meses, Aróstegui se ha mostrado en reiteradas ocasiones de manera visible y verbal indignado con la actitud del diputado Varga de abstenerse propuesta tras propuesta de Caballas, independientemente del contenido, después de que su portavoz, Mohamed Ali, permanezca desde el pasado 15 de febrero señalado como investigado en el Caso Emvicesa.

Así lo ha recordado el propio Varga ante la prensa. Para Varga hay dos motivos para la beligerancia y el intento de recortar de dos a una las interpelaciones de Ciudadanos por parte de Caballas: el reproche en forma de abstención por la “imputación” de Ali y que el pasado miércoles en la Junta de Portavoces, Varga planteó –“no es que exigiera, ni que protestara”, ha matizado- la situación “reiterada de abuso de palabra que tienen algunos diputados de Caballas, en concreto Juan Luis Aróstegui, Pleno tras Pleno, en lugar de ajustarse a los tiempos, como hacemos más o menos con la debida flexibilidad los demás diputados, él siempre ha dicho que el reglamento le importa una mierda. A nuestro entender hace un abuso de los tiempos a costa de la tolerancia de todo el resto de diputados”. Para Varga esa queja habría avivado el fuego contra Ciudadanos por parte de Aróstegui.

Sobre los insultos recibidos, Varga ha tirado del refranero castellano: “Ellos son muy amigos de los dichos castellanos, yo les voy a decir uno: Lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro”.

Tras recordar que Ali “está imputado mal que le pese por delitos vinculados con la corrupción”, Varga ha obviado que el Gobierno del PP, al que Ciudadanos le sigue votando a favor algunas de sus propuestas, mantiene a varios miembros del Ejecutivo investigados, igualmente por prevaricación, exactamente el mismo delito que se le atribuye a Ali.

Al ser preguntado por esta aparente contradicción, Varga ha recordado “que las dos dimisiones del PP han sido, no me quiero arrogar la exclusiva, pero han sido en buena medida gracias a la actitud que ha tenido el Grupo Municipal de Ciudadanos en la Asamblea y al pacto que tiene Ciudadanos con el PP”. Ni la prevaricación que se le investiga a Hachuel, ni la de Carreira, ni tampoco los casos que investigan la  gestión del ex consejero Márquez y que salpican al actual gerente de Emvicesa, Juan Manuel Doncel o la jefa de gabinete de Vivas, Carolina Pérez, son considerados como casos de corrupción por parte de Varga.

“Nosotros tratamos de ser serios en ese sentido, entre otras cosas, porque hay un pacto, no vale una imputación, tiene que ser una imputación por delitos que se vinculen a la corrupción”, ha recordado Varga.

No es la única aparente contradicción en la que ha caído Varga. Él mismo ha recordado que existe un pacto entre el PP y Ciudadanos, pero instantes antes ha negado que Ciudadanos esté sirviendo de apoyo al PP. “Y en cuanto a esa frase manida e interesada de ‘Ciudadanos la muleta del PP’, afortunadamente en esta ciudad todo el mundo sabe en quién se ha estado apoyando el PP”, ha señalado a Caballas indirectamente sin mencionarlo.

Varga ha señalado que Caballas ha tardado dos años en darse cuenta que presentaban una interpelación más que la que el reglamento les atribuye, en princpio. Ha recordado que tras de sí hay 1.750 votos, mientras que cada diputado de Caballas representa 940. También ha recordado que el reglamento vigente al inicio de la legislatura, en julio de 2015, les permitía presentar dos interpelaciones, algo que cambió en diciembre de 2015 con la aprobación del nuevo reglamento.