PROMESAS AÑEJAS

Vivas encara el nuevo ejercicio con las mismas metas que el año pasado

Vivas encara el nuevo ejercicio con las mismas metas que el año pasado
Juan Vivas con sus apuntes para la comparecencia de balance de 2017 y metas para 2018
Juan Vivas con sus apuntes para la comparecencia de balance de 2017 y metas para 2018  

La frontera, el PGOU, el abaratamiento del transporte marítimo, la estación de ferrocarril, la plaza Nicaragua, la defensa de las peculiaridades de Ceuta… La comparecencia del presidente Vivas para hacer balance de 2017 y poner sobre la mesa las apuestas para 2018 ha estado llena de lugares comunes y viejas promesas, algunas añejas, reformuladas con pocas novedades.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas , comparecía este jueves ante los medios de comunicación en lo que es ya casi una tradición, para hacer balance del año pasado y plantear su plan de acción política para el año nuevo entrante basado en un decálogo de intenciones: recuperar la obra pública “y en particular la inversión barriadas”, la mejora de los servicios públicos; “mantener el esfuerzo” en política social; prestar a la educación y el deporte” la importancia que merecen”; apoyar al comercio y al turismo; preservar la solvencia financiera de la ciudad; defender las peculiaridades de Ceuta; en el ámbito de la financiación y del REF; aprobar el PGOU y vincular todas las políticas a la creación de empleo.

Obra pública

En el capítulo de obra comprometida o ya iniciada, el presidente puso sobre la mesa inversiones de 75 millones de euros de los que las barriadas absorberán más del 50 por ciento, con proyectos en Los Rosales, Santiago Apóstol, Puente Quemadero, Estación de Ferrocarril, Junta Obras del Puerto, Claudio Vázquez o  Arroyo Paneque o el paso elevado de Miramar entre otras. En total, insistió Vivas, 59 millones en tres anualidades.

Un plan de inversiones en el que Vivas ha querido destacar el “acierto” de optar por la opción de las encomiendas de gestión a TRAGSA y Tragsatec, una decisión “legal, transparente y oportuna” que ha permito agilizar las obras y que, según los cálculos del Gobierno, creará 350 puestos de trabajo.

Un capítulo en el que incluyó su “apoyo al comercio” con la reforma y adecentamiento” de “espacios singulares” como la Gran Vía, con la que el Gobierno “continúa su labor en el centro histórico de la ciudad” o la Plaza Nicaragua. Porque, insistió, “cuando al comercio le va bien, nos va bien a todos”.  Proyectos que incluyen algunos estancados desde hace años como la restauración de la Estación de Ferrocarril o la Rampa de Abastos, que el presidente “confía” en que sean una realidad este 2018.

Todo igual en la frontera

Respecto al caos fronterizo, Vivas cerró una vez más filas con la Delegación de Gobierno avalando sus propuestas y medidas por “solventes y sensatas” y recordó la partida presupuestaria de la Ciudad para 208 para aportar recursos propios para acelerar las mejoras en infraestructuras y frontera inteligente.

Medidas a las que añadió el compromiso de la Ciudad en la lucha contra el fraude con el refuerzo en la inspección de Servicios Tributarios, la modificación de las ordenanzas o la creación de un registro de importadores.

"Deseo", más que compromiso con el PGOU

Un año más, el presidente del Gobierno local prometió que en este ejercicio estaría listo, década y media después, el Plan General der Ordenación Urbana, pospuesto por enésima vez el pasado año. Una labor “muy compleja”, advirtió Vivas pero “necesaria” con la que insiste en que el Gobierno "desea" aunque "no llamaría compromiso". "La esperanza, y a la vez deseo, que este año sea, por fin, el de su aprobación", confía el presidente. "En consecuencia, la voluntad es manifiesta, como manifiesta es la dedicación de los profesionales ocupados en esta ardua tarea", aseguraba sin poner fechas a la aprobación definitiva del documento.

Deuda

Según las cuentas del Gobierno, Ceuta cerró 2017 con una deuda de 192 millones de euros, un 42 por ciento que en 2012, cuando la Ciudad inició el plan de saneamiento. Posible gracias al plan de saneamiento y a la aportación del Estado, que no ha dejado de crecer en estos años, agradeció al presidente, enumerando una vez más las singularidades financieras y fiscales de Ceuta, desde la bonificación a la seguridad social. Ventajas alas que “gracias a Montoro” pueden ampliarse con el incremento hasta el 60 por ciento de la bonificación del IRPF de los residentes en Ceuta y Melilla.

Seguridad y limpieza

En el capítulo del balance de su gestión en materia de seguridad, el presidente recordó el refuerzo de la plantilla de la Policía Local (8 nuevos agentes y 15 más en camino) en respuesta a las demandas ciudadanas, subrayó y la próxima inversión en el programa Safe City para la instalación de videocámaras de vigilancia en la ciudad.

Una mejora de los servicios públicos, en respuesta las demandas ciudadanas, en la que ha incluido el nuevo contrato de limpieza encomendado también a TRAGSA por 3,6 millones de euros y la auditoría en marcha a la actual concesionaria, TRACE, que marcará las pautas a seguir, siempre, subrayó Vivas con los objetivos de mejorar la calidad del servicio, respetando la Ley y la plantilla.

Política social

“Mantener” el esfuerzo en políticas sociales, a las que se destinan 43,7 millones, apuntó Vivas, es la prioridad para el Ejecutivo en este 2018, en el que destacó la apertura de la oficina de accesibilidad y las primeras gestiones para reconvertir el Hospital Militar que abandona la Comandancia en un centro sanitario “de referencia”, la construcción de un instituto de educación secundaria en el Brull y en el José Acosta, el programa de gratuidad de libros escolares y la apertura del Díaz Flor, “que nos hará sentirnos orgullosos cuando se termine”.