SIN CAMBIOS EN EL GOBIERNO

Vivas se queda sin coroneles libres

Vivas se queda sin coroneles libres
Vivas y Chandiramani, durante un Pleno.
Vivas y Chandiramani, durante un Pleno.  

A unos cien días de las elecciones el presidente de la Ciudad, que hace dos años ya tuvo que recurrir a dos no electos, asume las competencias de Economía, Hacienda, Administración Pública y Empleo, a cuyo titular corresponde lidiar con la precampaña sindical y la posible firma del mutuo acuerdo para resolver el contrato con Trace, "hasta el nombramiento de un nuevo consejero".


A unos cien días de las próximas elecciones el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, que a finales de mayo aspirará a renovar la confianza de los ceutíes para gobernar cuatro años más ha visto salir del Congreso hacia el Ejecutivo de la Junta de Andalucía a la gran esperanza blanca de su oposición interna para descabalgarle al frente del partido, Juan Bravo, y partir a su vez hacia la Cámara Baja a Kissy Chandiramani.

El adiós de su ya ex consejera, quién sabe por cuánto tiempo a la vista de cómo está el panorama político nacional, en el que se auguran posibles elecciones generales incluso antes que las autonómicas, ha llevado al presidente a asumir las competencias de Economía, Hacienda, Administración Pública y Empleo "hasta el nombramiento de un nuevo consejero". De esta forma ha evitado, al menos de momento, una crisis de Gobierno o recurrir a otra persona que no fuese en su lista de 2015.

Vivas se quedó a mitad de legislatura sin Susana Román y sin Rabea Mohamed, a las que el PP dejó caer en pleno 'caso Emvicesa', y cubrió sus huecos con dos consejeros no electos como Javier Celaya y la propia Kissy Chandiramani. Un tercio del Grupo Parlamentario Popular, los tres médicos, no parece estar dispuesto a asumir responsabilidades gubernamentales, Fatima Mohamed ya compagina ese escaño con el de senadora y también está Francisco Albiñana.

El resto tienen ya tien actualmente su espectiva 'cartera' y Rocío Salcedo ocupa la Vicepresidencia Primera de la Asamblea. Los ámbitos que llevaba Chandiramani son, además, poca broma: al margen de Recursos Humanos, con los sindicatos de uñas en su propia precampaña, a la persona titular de Hacienda le espera, emboscada, la posible firma del anhelado mutuo acuerdo para romper el contrato de limpieza pública.

Según ha explicado el Ejecutivo en una nota a los medios, la ya ex consejera Chandiramani ha "agradecido" al presidente la confianza en ella depositada y le ha trasladado su “inequívoca voluntad” de seguir sirviendo a España y a Ceuta como diputada en la Cámara Baja.

Para el Gobierno de Juan Vivas es "un motivo de satisfacción", por un lado, "contar con una persona en el Ejecutivo andaluz como Juan Bravo"; y por otro, "la entrada de Chandiramani en el Congreso de los Diputados –este martes tomará posesión de su acta- en representación de Ceuta y en defensa de los intereses de los ceutíes".