VIOLENCIA DE GÉNERO

Vox pide la “reprobación pública” de una policía por negar que haya muchas denuncias falsas

Vox pide la “reprobación pública” de una policía por negar que haya muchas denuncias falsas
Ana Moya.
Ana Moya.  

Vox Ceuta pide la “reprobación pública” de Ana Moya, delegada de Participación Ciudadana de la Policía Nacional en Ceuta, por sus palabras en una entrevista concedida a El Pueblo de Ceuta en el que niega que haya muchas denuncias falsas. “Es temerario afirmar eso”. Moya explica que, por su experiencia, a menudo es ese el argumento que usa el maltratador y lamenta que otras personas “por ignorancia” hablen de denuncias falsas.

Unas palabras que, para los de Juan Sergio Redondo y Carlos Verdejo merecen una rectificación, pese a que en ningún momento de la entrevista mencione directa ni indirectamente a la formación ultraconservadora. Desde Vox, explican en un duro comunicado, consideran que la representante policial “afirma que quienes usan el término denuncia falsa son ignorantes o maltratadores”.

Las palabras de Ana Moya

En la entrevista, publicada este domingo en El Pueblo de Ceuta pregunta a Ana Moya “¿Crees que esta expresión (denuncia falsa) se está utilizando ahora más que antes?”. Ana Moya responde: “Yo sigo pensando que ese discurso de denuncias falsas lo suele utilizar el propio maltratador porque quiere justificarse y decir que se le ha denunciado falsamente, y otras personas que lo puedan utilizar lo hacen por ignorancia. Mezclan los conceptos, se convierte en un mito y luego es difícil hacer caerlo”.

En la pregunta anterior, Ana Moya respondía las razones por las que le “molesta” especialmente que se diga que hay “muchas” denuncias falsas: “Por desgracia es como un mito el que se diga a la ligera que ‘existen muchas denuncias falsas’. Si analizas la frase, ese ‘muchas’ es incluso ofensivo para las personas que trabajamos en este campo, porque para afirmar que hay denuncias falsas tiene que haber unas sentencias por denuncias falsas judiciales y, me atrevería a decir, que no existe casi ninguna en Ceuta. Sin embargo, denuncias y detenciones existen muchísimas y en la gran mayoría de los casos, es violencia de hombres a mujeres. Si es cierto que en ocasiones se archivan las causas por diferentes motivos, como por falta de pruebas, pero no hay una sentencia judicial que diga ‘esta mujer está denunciando falsamente’. Entonces la afirmación ‘existen muchas denuncias falsas’ a mí me resulta incluso temeraria. Nuestros protocolos de actuación, nuestros propios códigos deontológicos nos prohíben hacer esas afirmaciones porque no son ciertas”.

"Inquisidora"

Palabras que, sin alusión alguna a Vox, creen los de Redondo y Verdejo, merecen “una rectificación al respecto y solicita la reprobación pública del Jefe Superior del CNP en Ceuta ante estas declaraciones”, calificando a la agente de la Policía Nacional de ser una de los “inquisidores” de la Ley de Violencia de Género.

Para Vox Ceuta, centrados ahora en la lucha contra la “dictadura progre” y el feminismo, las palabras de Moya “están fomentando la lapidación social contra centenares y miles de hombres inocentes acusados injustamente de violencia de género, además de dar pie a que las mujeres que acusan falsamente lo puedan seguir haciendo sin temor a ser investigadas”, argumentan en un extenso comunicado en el que desgranan su discurso habitual del “drama de miles de hombres” y acusando a la delegada de Participación Ciudadana de la Jefatura de Ceuta de “tergiversar” datos por diferenciar entre denuncias falsas y sentencias absolutorias. “Más de un 40 por ciento de las denuncias por violencia de género acaban con sentencia absolutoria a favor del denunciado o archivadas por falta de pruebas. Dentro de ese 40%, son miles los hombres absolutamente inocentes”, calculan. “No obstante, la realidad es que oficialmente sólo computan como denuncias falsas respecto de los datos estadísticos, aquellas en las que se ha investigado y demostrado la falsedad de las acusaciones de la supuesta víctima”, alegan.

Respecto de las charlas a niños sobre violencia de género en los colegios, en la que Vox entiende que “se habla de los hombres como potenciales maltratadores o violadores”, defiende la implantación del PIN Parental, un mecanismo a través del cual los padres podrán decidir sobre la asistencia o no de sus hijos a actividades.