La Ciudad reconoce que el estado actual del crematorio entraña un "grave peligro" para los usuarios


La Ciudad reconoce que el estado actual del crematorio entraña un "grave peligro" para los usuarios

- Industria alerta del mal estado de las instalaciones de Santa Catalina, "con elementos eléctricos quemados como un horno" y "cables o instalaciones situadas en espacios deficientes"

- La Consejería de Sanidad licita un concurso para corregir la instalación eléctrica y la de climatización y ventilación, anular y retirar un tanque de 10.000 litros de combustible, abrir huecos para ventilar las salas de los hornos crematorios y colocar un grupo electrógeno

El mal estado de las instalaciones del crematorio, "con elementos eléctricos quemados como un horno" y "cables o instalaciones situadas en espacios deficientes" entraña "un grave peligro para los usuarios del edificio", por lo que el Servicio de Industria y Energía ha instado a la Ciudad Autónoma a ejecutar obras "lo antes posible".

La Consejería de Sanidad ha respondido a esa alerta con la licitación de un concurso para ejecutar las reformas necesarias para "la legalización de todas las instalaciones" del inmueble ubicado en Santa Catalina. El plazo de presentación de ofertas se cerrará el 13 de febrero y el presupuesto base asciende a algo más de 90.000 euros.

El informe de Industria que justifica la necesidad de las obras es demoledor a la luz de las "reiteradas incidencias acaecidas en los últimos meses: incendio de los hornos, mal estado de la instalación eléctrica y de abastecimiento de gasoil, etcétera".

No es, además, la primera señal de alarma al respecto. Una auditoría externa ya avisó hace meses de que "las instalaciones se encuentran en un estado bastante pésimo". "El objeto no es solamente la legalización por la presentación del proyecto, sino acometer todas las medidas propuestas para el cumplimiento de la normativa", reseñan los dictámenes técnicos.

El edificio destinado a hornos y oficinas "tiene importantes necesidades de mejora y adaptación de sus instalaciones, así como de otros elementos". De hecho, la revisión del Organismo de Control Autorizado "ha puesto en evidencia que no está funcionando con arreglo a la normativa".

En un plazo de ejecución de tres meses habrá que corregir la instalación eléctrica y la de climatización y ventilación, anular y retirar un tanque de 10.000 litros de combustible para reemplazarlo por otro de 3.000, abrir huecos para ventilar las salas de los hornos crematorios y colocar un grupo electrógeno en el almacén de la planta baja.