Nieto asegura que la legislación vigente impide crear un Registro de testamentos vitales en Ceuta


Nieto asegura que la legislación vigente impide crear un Registro de testamentos vitales en Ceuta

- Ciudadanos reprocha al Gobierno de Vivas que lleva diez años sin superar los impedimentos normativos que señala como insalvables para hacer valer las 'instrucciones previas' de los ceutíes

- De hecho se termina impidiendo o dificultando a los caballas que hagan valer su voluntad si en un momento ya no tienen capacidad para decidir por sí mismos

La consejera de Sanidad del Gobierno de Ceuta, Adela Nieto, ha explicado este lunes en el Pleno que la Ciudad no puede crear un Registro de instrucciones previas tal y como se concibió en un Real Decreto hace cerca de diez años. Los técnicos de la Asamblea han explorado vías alternativas por falta de competencias legales de la mano del INGESA y se ha concluido que haría falta modificar alguno de los textos normativos vigentes “para hacerlos coherentes”.

“Tenemos voluntad de hacer el Registro pero nos hemos encontrado múltiples hándicaps legales y hemos pedido a los parlamentarios nacionales que intenten agilizar las gestiones necesarias para salvar los impedimentos legales, que lo hacen inviable”, ha resumido Nieto.

Javier Varga, el diputado proponente, de Ciudadanos (C's), ha subrayado que esos obstáculos están ahí “desde hace diez años” y ha lamentado que se renuncie “a una competencia que sí se nos ha dado expresamente”, lo que impide ejercer en Ceuta el derecho que asiste a cualquier adulto "para, cuando ya no pueda expresarse personalmente, manifestar cuál es su voluntad en el tratamiento de su salud, cómo quiere que sea el final de su vida o, si fallece, decidir sobre el destino de sus órganos".

Ek representante de la formación naranja ha recordado que el testamento vital, también conocido como 'documento de voluntades anticipadas' o 'instrucciones previas' permite a cada persona "planificar decisiones que afectan al final de su vida" como la donación de órganos.

Se definirían como las “manifestaciones de voluntad plasmadas en un documento escrito, por medio de las cuales una persona mayor de edad, capaz y libre, expresa sus deseos respecto a cómo quiere ser tratado por su médico o equipo sanitario en el caso de que, en un momento posterior, no tenga ya capacidad para tomar decisiones, o sobre el destino de sus propios órganos o de su cuerpo una vez que se produzca el fallecimiento”.

No solo permite al paciente influir en las futuras decisiones asistenciales que le afecten, sino que facilita a los profesionales de la salud la toma de decisiones respetuosas con la voluntad del enfermo cuando éste no tiene ya capacidad para decidir por sí mismo.

La inclusión en el historial clínico de posibles instrucciones manifestadas por el paciente respecto a su situación terminal "no es suficiente" porque "difícilmente pueden hacerse efectivas fuera de Ceuta y no siempre prevalecen, en último término, sobre la voluntad de la familia". "Más difícil" todavía es hacer efectivas en la ciudad las instrucciones previas de ciudadanos que las han registrado en otras regiones y "algo parecido ocurre en lo que hace a las donaciones de órganos" porque "el carné que identifica a la persona como donante no es documento suficiente ni vinculante y, por tanto, no garantiza el cumplimiento de las últimas voluntades del interesado".

Lea también:

- Ciudadanos propone la implantación en Ceuta del testamento vital