HUERTA TÉLLEZ

El juez ha ordenado identificar a los okupas usando "la fuerza mínima imprescindible" para entrar en las casas

El juez ha ordenado identificar a los okupas usando "la fuerza mínima imprescindible" para entrar en las casas
policias huerta tellez
policias huerta tellez  

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 ha dictado un auto que soporta la intervención policial iniciada este jueves por la mañana en las viviendas ocupadas de Huerta Téllez que "la restitución a 'Vial Inmuebles' y demás titulares en legítima posesión" de las casas dejando la promoción "vacua y expedita, si fuera preciso, con desalojo de sus ocupantes".

A la Policía Nacional se le ha ordenado"identificar" a los ocupantes de las viviendas "para la notificación en el acto del presente auto utilizando, sólo si fuera precisa, la fuerza mínima imprescindible" para el acceso a las casas.

Una vez identificados los ocupantes se procederá a "su desalojo y posterior precinto de cada piso en concreto", así como a apercibir en el acto "de que el acceso al edificio de la promoción podría constituir un delito de quebrantamiento de medida cautelar".

El juez también ha librado un oficio a los Servicios Sociales de la Ciudad "dando cuenta de la situación de desvalimiento y desamparo en que se podrían quedar los ocupantes de las citadas viviendas a consecuencia del desalojo ordenado".

El auto estima que, para el desalojo cautelar, "el principio de legalidad se cumple sin lugar a dudas" y que "concurre la exigencia del 'fumus boni iuris', pues la Policía Nacional da cuenta minuciosa en su informe de cómo sobre las cuatro y cuarto de la madrugada se dio aviso de la ocupación de diversos pisos en la promoción de Huerta Téllez y de cómo se había cambiado el candado de la entrada".

También estima que "existe igualmente el 'perículum in mora' o riesgo de la tardanza en atajar una situación que requiere una respuesta rápida pues el lapso de tiempo que requiere la tramitación de la presente causa penal podría ser aprovechado por los ocupantes de la finca para hacer imposible, o de difícil realización, la responsabilidad civil que se pudiera reconocer en una eventual sentencia condenatoria, fundamentalmente, en lo relativo a la preservación del inmueble y del derecho de la promotora a la integridad y posesión de los pisos vendidos".

"Hay, igualmente, proporcionalidad [...]" y "siendo previsible la entrada en los pisos para la identificación de los ocupantes, resulta igualmente proporcionada la entrada con el uso de la fuerza imprescindible", razona.