Un policía local saca una pistola en una discusión con su vecino en Loma Margarita

Un policía local saca una pistola en una discusión con su vecino en Loma Margarita
El agente con la pistola en la mano en plena discusión
El agente con la pistola en la mano en plena discusión  

- Desde Gobernación se apunta a que el vecino en cuestión apareció en el patio donde jugaban los hijos del agente blandiendo un cuchillo

- Otra versión apunta a que la bronca vecinal comenzó por unas molestias causadas por el propio agente que al ser recriminado habría sacado la pistola

- Hachuel reconoce que "no es normal que nadie saque una pistola" y vaticina que será la Justicia la que esclarezca lo sucedido


Un agente perteneciente a la Policía Local optó por tirar de pistola y sacarla para poner fin a una discusión con un vecino durante la tarde del pasado viernes en la zona de Loma Margarita, tal y como atestigua la foto y tal y como ha reconocido a Ceutaldia.com el propio consejero de Gobernación, Jacob Hachuel, al ser preguntado por el asunto.

Hachuel reconoce que “no es normal que nadie saque una pistola”, al tiempo que asume que la verdad acabará siendo esclarecida en el juzgado ante las denuncias que se avecinan. “Yo no sé lo que ha pasado”, se ha sincerado Hachuel, para evidenciar que habrá que atender a las diferentes versiones.

La recopilada por el propio Cuerpo de la Policía Local es que su compañero sacó la pistola como reacción al cuchillo que blandía su vecino. La que ha llegado junto con la foto a Ceutaldia.com es que el agente sacó la pistola en el fragor de una bronca vecinal en la que estaba siendo recriminado.

Hachuel asegura que intervino la Policía Nacional y que el propio agente prepara una denuncia contra su vecino. Según la versión llegada al responsable de la Policía Local, el vecino apareció en el patio donde jugaban los hijos del policía local blandiendo un cuchillo, ante lo que el agente reaccionó y aún estando de descanso en su casa sacó la pistola.

La versión llegada a Ceutaldia.com es más detallada, asegura que el detonante fue las molestias causadas por el propio agente a los hijos del vecino al estar abriendo una ventana en su casa. Al ser recriminado comenzó una discusión que acabó con el agente luciendo la pistola ante la vecindad para calmar ánimos o para acabar de sublevarlos. Lo único evidentemente veraz, a la vista de las fotos, es que el agente sacó la pistola estando de descanso. También coinciden todos los testimonios en que se trataba de una bronca entre vecinos y al igual que la foto se atestigua que había menores presentes.