ACTIVA HASTA ESTE MARTES

Una veintena de migrantes interceptados, 9 menores, balance provisional de la Operación Fin de Feria

Una veintena de migrantes interceptados, 9 menores, balance provisional de la Operación Fin de Feria
Un migrante interceptado en el Puerto en la Operación Fin de Feria
Un migrante interceptado en el Puerto en la Operación Fin de Feria  

Cualquier recoveco sirve. Los amasijos de hierros y cabinas de las atracciones de Feria son, desde hace años, una de las escasas oportunidades que encuentran los indocumentados en Ceuta para colarse en un ferry rumbo a Algeciras. Este año, de nuevo, Policía Nacioal y Guardia Civil se han desplegado en el recinto ferial, en la avenida Cañonero Dato y en la explanada para camiones del Puerto de Ceuta para intentar interceptarlos antes de embarcar.

El pase multitudinario a la carrera de esta madrugada ha reducido el número de agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el recinto ferial, primer filtro de la Operación Fin de Feria, desde donde, una vez registrados, los camiones de los feriantes son escoltados hacia el puerto. Un primer filtro que ha contado con la activa colaboración de los feriantes que indicaban a la Policía si escuchaban ruidos extraños en sus remolques o si sorprendían a alguno colándose en sus camiones.

El segundo filtro, este conjunto de Policía Nacional y Guardia Civil aguardaba en el Puerto, hasta donde son escoltados los feriantes. Allí, ayudados  por perros policía registrarán los camiones y caravanas del los feriantes. Es solo el primer registro de los muchos a los que se verán sometidos. Registros e inspeciones en los que han colaborado agentes suecos y portugueses dentro de la Operación Minerva de intercambio de experiencias entre policías de Frontex. Tras los registros y la inspección de los perros de rastreo, los camiones y vehículos son sometidos al detector de latidos, infalible si hay alguien escondido en alguno de los muchos huecos de los remolques de las atracciones.

Un dispositivo que este año además, se extiende también al embarque de los vehículos, para impedir que los migrantes sew cuelen en los camiones ya inspeccionados, una práctica que la Guardia Civil ha detectado por lo que una patrulla vigilaba los exteriores de la zona de acceso y una segunda vigilaba las caravanas y remolques que esperaban ya para embarcar en el muelle.