novela

Ian Gibson, premiado por su novela sobre el asesinato de Prim

El historiador y biógrafo irlandés es galardonado por su primer texto de ficción

El irlandés Ian Gibson, historiador y biógrafo de Federico García Lorca, es el ganador de la XVII edición del premio de novela Fernando Lara, dotado con 120.200 euros, con la novela titulada "La berlina de Prim" sobre el asesinato del general Juan Prim y Prats en 1870.

La generación Zeta de la nueva novela negra mexicana

Seis matones asaltan un laboratorio, dejan 12 muertos y se llevan dos toneladas de seudoefedrina; un detective es contratado para proteger a Johnny Weissmuller en el festival de cine de Los Ángeles; un exconvicto, Elvis Infante, tiene el don de capturar demonios y hay quien le paga por sus servicios... Así arrancan algunas de las novelas de una nueva generación de jóvenes escritores mexicanos decididos a romper con los padres de la literatura de su país. Se sienten mucho más cerca del terror de Stephen King, el humor de los hermanos Cohen y la tenebrosidad de Frank Miller que de Juan Rulfo, Octavio Paz o Carlos Fuentes.

'Lloverá sobre nosotros', premio de Novela Clarín 2011

La novela Lloverá sobre nosotros, del escritor Luis Lozano, ganó hoy el premio de Novela Clarín 2011, uno de los galardones literarios más conocidos de Argentina, dotado con 150.000 pesos (unos 25.000 euros). El jurado, integrado por Rosa Montero, Juan Cruz y Edgardo Cozarinsky, destacó la atmosfera en la que discurre la narración, "que a la vez atrapa e inquieta". La novela será publicada por Alfaguara.

"En la novela española actual se trabaja poco"

Tiene en sus manos una de las novelas más esperadas de la nueva temporada, 'La mano invisible', en la que vuelve a encarar la literatura con un conflicto social: el trabajo

A Isaac Rosa (Madrid, 1974) le preocupa la ausencia del rastro del esfuerzo que los trabajadores dejan en sus tareas. Una cosecha borra la anterior, escribe. El mundo hay que limpiarlo todos los días y los edificios no se levantan solos, pero la fuerza del trabajo ha perdido presencia. Nadie sabe quién hace qué, nadie pregunta cómo se hizo. Así que el trabajo se ha vuelto invisible y el capital ha devorado a sus trabajadores. Ya no interesa tanto el empleado como el producto.