racionalidad

Compromiso, austeridad y racionalidad

Una vez conformado el nuevo Gobierno de la ciudad, es el momento oportuno para compartir con ustedes mis modestas reflexiones en relación a una legislatura, que se caracterizará por las medidas de austeridad que el jefe del Ejecutivo introducirá en todas sus decisiones como consecuencia directa de la situación de crisis económica, que padece una sociedad española gravemente debilitada por la incapacidad del Gobierno socialista presidido por José Luís Rodríguez Zapatero.

Un Gobierno del Partido Popular, que comienza la legislatura cumpliendo escrupulosamente con la promesa electoral de recortar en un 25% la estructura organizativa del Ejecutivo de la ciudad. Los números no engañan, no se pueden manipular, antes eran 28 los altos cargos, ahora se reduce esta cifra hasta los 21 por tanto, 7 altos cargos menos. En total, nueve consejerías, tres viceconsejerías, cuatro direcciones generales y tres subdirecciones generales. Medida que supondrá un ahorro económico, en términos presupuestarios, superior al 28,5%.

Es importante señalar, que la racionalidad ha sido la nota predominante en la confección de un organigrama, que reparte equitativamente entre todos sus miembros las labores de Gobierno a desarrollar en los próximos años puesto que, incluso las dos vicepresidencias en la Mesa de la Asamblea asumen funciones ejecutivas, que anteriormente estaban asignadas a viceconsejerías suprimidas en esta legislatura. Por tanto, a pesar de las críticas vertidas, resulta más que evidente tanto, el ahorro en un 25% en los altos cargos como, la racionalidad a la hora de asignar las distintas responsabilidades.

En definitiva, comienza un nuevo curso político, que estará marcado por la clara disposición del Ejecutivo popular de atajar la principal lacra social que padece la sociedad ceutí a pesar, de no contar con las competencias en dicha materia, la alta tasa de desempleo. Aunque, también serán objetivos prioritarios mejorar la calidad de los servicios públicos así como, propiciar la adopción por parte del Gobierno de España de las diferentes medidas necesarias al objeto de dinamizar la economía ceutí tales como, la modificación de nuestro Régimen Económico y Fiscal, el incremento hasta el 50% en las bonificaciones de las cuotas a la Seguridad Social o la consecución de un marco especial en nuestras relaciones con la Unión Europea.