PLENO

El Gobierno de la Ciudad espera que la rebaja general del IPSI al 0,5 se recoja en el Plan Estratégico

El Gobierno de la Ciudad espera que la rebaja general del IPSI al 0,5 se recoja en el Plan Estratégico
vivas empresarios sindicatos sep2021
El 24 de septiembre pasado sindicatos y patronal entregaron el documento al presidente Vivas./archivo
Chandiramani remite a ese Plan Estratégico al ser preguntada por el asunto por parte de VOX

A 4 meses de que se presente el Plan Estratégico para Ceuta y Melilla que alumbra el Gobierno de la Nación, la información sobre qué medidas se pretenden recoger en el documento, que debe guiar la reconversión económica de ambas ciudades y servir de parapeto para la denominada “amenaza híbrida” de Marruecos sobre ambas ciudades españolas, escasea. Quizás por eso, VOX ha planteado una pregunta en el Pleno de Control al Gobierno de este martes, 1 de marzo, para saber en qué punto está la prometida rebaja general del IPSI de importación al tipo del 0,5 por ciento.

Los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) de la mano de la Confederación de Empresarios (CECE) y la Cámara de Comercio le presentaron al presidente Vivas un documento de peticiones en septiembre de 2021. Entonces Vivas, como ayer y hoy de nuevo ha citado Verdejo, dijo: “Tenéis mi compromiso, el del Gobierno y me atrevo a decir que del conjunto de la Asamblea”. Y hasta la fecha no parece que haya habido avances.

Ante la pregunta, más allá del rifirrafe y los improperios habituales cuando media el portavoz de VOX, Carlos Verdejo, Chandiramani ha dejado entrever que el Gobierno espera que la medida se recoja en el Plan Estratégico que en principio está previsto que se presente en junio.

De ser así, el Gobierno cumpliría con el plazo que le dio entonces a patronal y sindicatos, 18 meses. La consejera de Economía y Hacienda ha explicado que “por lealtad” el Gobierno de la Ciudad no puede proceder de forma unilateral a la rebaja. Sí puede desde el punto de vista normativa, la regulación de los tipos impositivos del IPSI es su competencia, pero “no puede” dado que la recaudación por ese IPSI está compensada por el Estado desde 2001. Si se rebajan los tipos, bajaría la recaudación y subiría la cuantía de la compensación que pagan las arcas estatales a las de la Ciudad cada año. De ahí, que hoy como desde hace años, el Gobierno de Vivas defienda que la medida tiene que producirse con el visto bueno, por tanto, el acuerdo, con el Ministerio de Hacienda, gobierno ahora el PSOE, o en años anteriores el PP. Algo que hasta la fecha no se ha producido.

“Seguimos intentándolo conseguir. Lo vamos a seguir intentando. Ahora tenemos una gran oportunidad que se abre a través de la elaboración y presentación de ese Plan Estratégico. En ese plan podremos poner en marcha muchas medidas y vamos a plantear otra vez la bajada del IPSI al 0,5 por ciento y muchas más medidas de nuestro Régimen Económico y Fiscal que hay que poner en marcha y que las estamos pidiendo todos los grupos políticos. Vamos a insistir para que se incluyan en ese Plan Estratégico de Ceuta y Melilla, ese en el que ustedes tampoco creen”, le ha manifestado Chandiramani a Verdejo.

Antes de esa respuesta, calificada de “más mentiras” por Verdejo, el portavoz de VOX, había apuntado que lo único que se sabía meses después de la promesa de Vivas a los agentes sociales y económicos eran unas declaraciones del presidente de la Cámara, en las que apuntaba a los esfuerzos que estaba realizando Delegación del Gobierno en Ceuta para que la medida pudiera implementarse, algo que ha afeado Verdejo, con su tradicional desprecio al PSOE y a la delegada.

Verdejo también ha señalado una cierta contradicción entre la intención del Gobierno de rebajar el IPSI y la opinión expresada por el director gerente de Organismo Autónomo Servicios Tributarios, Enrique Reyes, que en 2020, manifestó su opinión contraria a rebajar el IPSI al 0,5 por ciento.

Chandiramani le ha recordado a Verdejo que Reyes es más técnico que político y que la voluntad política del Gobierno pesa por encima de eso.

Improperios

Sobre la cuestión en sí que centraba la pregunta eso sería todo. Pero como cada vez que media una intervención de VOX, la interpelación ha dado para las habituales salidas de tono, de Verdejo y también de su jefe de filas, Juan Sergio Redondo, que ha interrumpido de forma reiterada a Chandiramani y ha tenido que ser llamado al orden por parte de la Vicepresidenta, Cristina Pérez, hoy en funciones de directora del Pleno en ausencia de Vivas. Pérez ha llegado a amenazar a Redondo con expulsarle conforme al reglamento.

A pesar de la advertencia gruesa, lo cierto es que el rifirrafe ha sido bajo de tono comparado con otros. Verdejo ha acusado al Gobierno de mentir: “Juan Vivas bien podría llamarse Juan Mentiras”; ha arrancado su interpelación. Ha calificado reiteradamente de “ilegítima” a la Asamblea, acusado al PP de estafar a sus votantes por apoyarse en el PSOE y se entiende, aunque no lo ha dicho, en ellos para gobernar. Ha vaticinado la desaparición electoral del PP en los próximos comicios locales de mayo de 2023 y, cómo no, cargado contra los medios de comunicación. Cómo novedad en su discurso cierta carga que podría rozar la amenaza a los funcionarios locales que ocupan cargos de responsabilidad en la Administración por designio del Gobierno.

“Miente a todo el mundo. Son mentirosos compulsivos”, ha arrancado su segunda intervención Verdejo para afear al Gobierno que no aprueben sus medidas, un claro síntoma para VOX, de la política en pro de chiringuitos y clientelismo y en contra del interés general.

Sobre Enrique Reyes ha dicho: “Ustedes tiene colocados a muchos técnicos de la casa. Lo ha colocado como gerente del OAST el PP y si lo coloca es del PP. Y esto es una declaración de intenciones por esas personas colocadas por el PP. Quien contribuye a la estafa democrática, al robo de recursos públicos está machado por el PP. No vale decir a mi me nombra Juan Vivas, pero no tengo nada que ver; si me nombra son del PP y estoy orquestando contra los ceutíes y contribuyendo a los chiringuitos y a la red clientelar. Son colaboradores necesarios y están manchados por toda su política”.

Y a eso ha añadido la habitual referencia a la compra de los medios de comunicación. 

Chandiramani ha defendido la labor no sólo de Reyes sino de todos los técnicos de la casa y se ha anclado en la falta de buenos modos de Verdejo y en su política de eliminar toda subvención a las entidades que no comulgan con las políticas de VOX, citando ejemplos como las que trabajan en pro de las víctimas de violencia machista o los colectivos LGTBI. 

Chandiramani además ha cargado contra VOX negando la compra de medios y reafirmando la independencia de los periodistas y cabeceras: “El último plan de comunicación lo negociamos con ustedes y sigue vigente y participaron a cambio de un sueldo, que quede constancia”. El sueldo sería el de Francisco José Ruiz, diputado de VOX y que ascendió a vicepresidente en el periodo que el Ejecutivo de apoyó en VOX para gobernar. 

Esta alusión ha hecho que Redondo la interrumpiera de forma reiterada hasta el punto de ser advertido de expulsión por la vicepresidenta Cristina Pérez. “No sé por qué se ponen tan nerviosos si es la verdad y nada más que la verdad que yo estaba en esas reuniones”, ha reconocido Chandiramani.

El Gobierno de la Ciudad espera que la rebaja general del IPSI al 0,5 se recoja en el Plan Estratégico