INNOVACIÓN

Trujillo llama a todos los ceutíes a hacer una "ciudad educadora", idea despreciada por el PP

Trujillo llama a todos los ceutíes a hacer una "ciudad educadora", idea despreciada por el PP
Trujillo, este martes, durante su conferencia.
Trujillo, este martes, durante su conferencia.  

Hace siete años, el 28 de diciembre de 2012, el entonces diputado de Caballas Juan Luis Aróstegui salió del Pleno con "ganas de llorar" tras escuchar la respuesta del Gobierno, entonces con mayoría absoluta, a una propuesta suya para poner en marcha un proyecto de "ciudad educadora". Según resumió, "se basa en que la ciudad tiene que dejar de ser un simple escenario de intervención educativa para convertirse en un agente educativo que incide directamente en la educación de sus ciudadanos. La corresponsabilidad social en la educación, que se concreta en un compromiso consensuado entre la Administración local, las entidades y los diversos colectivos es el principio básico sobre el que se asiente este innovador concepto".

"No se pueden pedir peras al olmo", le replicó Mabel Deu, en aquella época consejera de Educación, que presumió de 'Ceuta Te Enseña' y enumeró todos los esfuerzos económicos que, sin competencias en la materia, efectuaba el Ejecutivo local "para mantener el Convenio MECyD-Ciudad, para la Biblioteca del Estado o para poner en marcha el Campus Universitario". Con el tiempo, cuando los de Mohamed Ali insistieron, la Ciudad aceptó sumarse a la red de 'Ciudades Educadoras'.

Ganas de llorar ha dado este martes la imagen del Auditorio del Revellín, casi vacío (había entre 70 y 80 personas en una ciudad con más de 1.300 docentes) para escuchar a un referente a escala nacional en materia educativa, el profesor titular del Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Facultad local de la UGR Fernando Trujillo, que con sus compañeros del Grupo de Investigación HUM 840 ‘Conocimiento Abierto para la Acción Social’ ha elaborado para ‘Santillana Global’ un estudio de titulado ‘Panorama de la innovación educativa’ que se distribuye a ambos lados del Atlántico.

La Dirección Provincial del Ministerio le encomendó la ponencia del acto oficial de apertura del año escolar, titulada ‘Centros innovadores: claves y propuestas para la ciudad de Ceuta’, que sí ha concitado la atención de algunos directores; un puñado de maestros, profesores y estudiantes universitarios; la delegada del Gobierno (Salvadora Mateos); el diputado nacional (José Simón); el viceconsejero de Educación (Javier Celaya), el decano de la Facultad (Antonio García), y otros compañeros, afines y admiradores.

“Necesitamos que el año que viene este Auditorio esté lleno de ciudadanos de una sociedad educadora dispuestos a tomar las riendas: que Ceuta no se limite a pagar la cuota de la asociación de ‘Ciudades Educadoras’ y que cada uno se convierta en un prescriptor social de activos de aprendizaje, un proyecto que trascienda lo político sin negarlo y que implique a todos los profesionales porque todos transmiten unas formas de actuar que los jóvenes imitan”, ha expuesto Trujillo llevando más allá de las aulas su reto innovador.

"Debemos ser agetnes de transformación"

Desde su punto de vista, el educativo, “como problema común que es", necesita una solución global: trascender el aula y pensar en Ceuta como ciudad educadora, aprovechar que es realmente fácil ir de un sitio a otro y que tenemos una Facultad al lado, tejer redes de aprendizaje mutuo”, en sus palabras “flujos de trasferencia de conocimiento común”.

“No somos replicantes y no debemos ser agentes de reproducción sino de transformación”, se ha dirigido a los docentes, a quienes también ha advertido sobre otro principio básico: “La auténtica innovación no es un asunto de supermercado, de coger el último proyecto de gamificación, de cambiar paredes por cristales o de prescindir de libros de texto: es la búsqueda permanente de soluciones y respuestas a problemas complejos e interdependientes que, como tales, no admiten soluciones simplistas”, ha reflexionado.

Después de pasar por 17 colegios e IES referentes de toda España, el Grupo de Investigación ha captado que la escuela "quiere" avanzar, pero "sola no puede". Entre otras cosas, por el apoyo “ambivalente” de la Administración, que acostumbra a dar un paso adelante y otro atrás. Sobre todo, por la dificultad para compaginar “el tiempo frenético de las aulas, el reposado que exige poner en marcha un proyecto de innovación educativa y el vital de cada maestro y profesor”.

Trujillo ha rechazado que en Ceuta no se esté innovando (ha citado, entre otros, los CEIP Ciudad de Ceuta y Mare Nostrum o el IES Almina, en vanguardia con múltiples iniciativas) y ha lamentado que no se sepa a causa de una de las claves del “círculo virtuoso” de la innovación exitosa: la “difusión” del trabajo que da frutos a partir de la mejora de los resultados académicos y la motivación del alumnado, germen de un proceso que involucra y satisface a las familias. Cuando eso pasa, con el boca-oreja mejora la imagen del centro, lo que incrementa las matrículas, abre puertas a nuevas fuentes de ingresos...

No obstante, “la innovación siempre es situacional y depende del momento histórico, el centro, la ciudad, el nivel en que se trabaja...”, aunque hay un patrón común: resuelve situaciones problemáticas, exige planificación y colectividad y aspira o debería hacerlo a expandirse más allá de colegios e institutos pese a que las escuelas todavía son capaces  de educar entre “tanta antiescuela”.

Trujillo llama a todos los ceutíes a hacer una "ciudad educadora", idea despreciada por el PP