Los carnavaleros ceutíes suben el listón de la cabalgata


Los carnavaleros ceutíes suben el listón de la cabalgata

- Miles de personas se pusieron la careta y se echaron a la calle a disfrutar de la cabalgata del carnaval

- Cerca de una treintena de grupos conformaron una cabalgata de gran calidad en los disfraces, divertida a rabiar, y con ánimo festivo por todas las esquinas

- Incluye galería de fotos

El Centro de Ceuta era este sábado un parque temático en dónde lo único que parecía estar censurado y vetado era pasarlo mal. Miles de ceutíes de todas las edades arroparon a la gran cabalgata de carnaval compuesta por cerca de 30 grupos que mostraron sobre las carrozas o a pie sus ganas de pasarlo bien defendiendo el tipo elegido y el trabajo de horas y horas para meterse en la piel de otro yo.

Un salto de calidad en los disfraces de las agrupaciones ampliamente comentado desde las bandas de la calle Real, Camoens, Revellín, plaza de la Constitución y Gran Vía.

Este sábado de carnaval –tan particular y atípico que ya es cuaresma- el centro de Ceuta ofrecía toda una variedad de espectáculos: chinos; guerreros medievales; ambientaciones místicas inspiradas en los mundos de hielo; la propia Feria que han montado este año, uno de los más fieles y queridos, los Popis; el más nutrido de todos los grupos, el de tiroleses; la caravana de motos vespa que proponían una vuelta al hipismo de los 60 y 70 con su sicodélica estética pop de ‘flower power’ y más humo y olor a gasolina del que sería deseable; todo un parque de atracciones y aunque parecido distinto turistas alemanes de visita por el centro de Ceuta; o el barco del capitán Garfio escoltado por Peter Pan y los niños perdidos; O todo un cortejo de caza y carreras de caballos al más puro estilo inglés, con la reina y su consorte saludando desde un descapotable –ese detalle se escapó, el coche, un Volkswagen golf, es un clásico, sí, pero alemán-; Destacaron también los chicos del pub La Nuit, con todo un deportivo rojo para ambientar el mundo de Grease con los chicos malos de Danny (John Travolta) y las ‘pink girls’ de Sandy (Olivia Newton-John) incluídos; tampoco faltó la reiterada apuesta por recrear los programas de más éxito de la televisión centrándose en el apartado gastronómico, con escenografías cuidadas y muy potentes y originales. Cualquiera de esos mundos servía para hacer bromas y sacar sonrisas a troche y moche.

Eso y los infranqueables clásicos: piratas, payasos, vaqueros, indios, etc que tampoco faltaron a la fiesta, como la espectacular y divertidísima boda gitana de Téllez y compañía o las agrupaciones del COAC. Diversión a raudales. En cada carroza o agrupación la fiesta de cada uno con su música y espectáculo incluido, todo para hacer las delicias del público que se agolpó en masa y respondió a la llamada. Público que poco a poco va subiendo el porcentaje de disfrazados y comiéndole terreno a los siesos que no son capaces de ponerse ni una peluca para que se note que es Carnaval.

Los carnavaleros ceutíes suben el listón de la cabalgata