COMUNIDAD HINDÚ

Celebrando a Ganesh cuando más falta hace

Celebrando a Ganesh cuando más falta hace
Festividad de Ganesh en el templo hindú
Festividad de Ganesh en el templo hindú

La comunidad hindú de Ceuta celebra la festividad de Ganesha, el dios de la inteligencia, de la prosperidad y, sobre todo, el que quita vighnas, los obstáculos.


Ganesh se quedó en el templo hindú un año más. No hubo lluvia de pétalos, ni comitiva acompañando hasta el mar al patrón de las artes, de las ciencias y señor de la abundancia. La pandemia pone límites también a las divinidades, aunque no consiga frenar la fe, ni acallar los rezos y los cánticos del tradicional aarti.

Templo hindú durante la festividad de Ganesh

Este viernes la comunidad hindú celebró la festividad de Ganesh en el templo de la calle Echegaray, aunque de más forma íntima para celebrar a Ganesh (o Ganesha, según la grafía) cuando más falta hace. En tiempos en los que las crisis se solapan, Ganesh es más necesario que nunca. Aunque se le conoce como el hacedor de fortuna y prosperidad, el que aporta sabiduría e inteligencia para distinguir lo real de lo irreal, Ganesh es también el dios adecuado para afrontar una crisis. A él se le pide cantando que llegue para resolver los problemas, para superar obstáculos. No en vano se le conoce como como Ganapati, el dios de las ganas o como Visghneshwara, el que quita vighnas, los obstáculos.

Ganesh en el templo hindú

Es también el dios de los buenos comienzos, al que encomendarse cuando se emprenden nuevos caminos, como es el caso de Ceuta, que tras años en la encrucijada parece querer moverse. Más aún: Ganesh es el dios de la buena suerte, conviene invocarlo en cualquier situación clave en la vida. Y no cabe duda de que Ceuta está en un momento clave de su historia.

La Virgen de África en el templo hinbdúTemplo hindú

Celebrando a Ganesh cuando más falta hace