CRISIS HUMANITARIA

El sindicato SATSE difunde la "horrible" experiencia de una enfermera contratada por SAMU

El sindicato SATSE difunde la "horrible" experiencia de una enfermera contratada por SAMU
enfermera 2
Imagen de recurso.

La central exige a la Ciudad "que supervise las condiciones en las que se está dispensado este servicio tanto en el cumplimiento de los derechos laborales del personal como en garantizar la seguridad sanitaria en un foco de contagio activo" como Piniers, donde la protagonista del testimonio dice que "iba a tener a más de 1.000 niños todos a su cargo" a pesar de que esa suma está repartida en todos los equipamientos acondicionados.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Ceuta se ha sumado este miércoles a CSIF en sus críticas a la gestión que la Fundación SAMU está haciendo del apoyo que presta a la Ciudad en la atención a los cerca de mil niños marroquíes acogidos tras la crisis migratoria desatada a mediados de mayo por Marruecos. Lo ha hecho difundiendo la "horrible" experiencia laboral de una enfermera ceutí que supuestamente dejó el trabajo "tras cinco horas, aún sin firmar el contrato, porque querían ponerla a hacer test de antígenos a los menores de Piniers solo con su ropa de calle y la mascarilla que traía de casa, sin más protección".

Por ello ha exigido a la Ciudad Autónoma "que supervise las condiciones en las que se está dispensado este servicio tanto en el cumplimiento de los derechos laborales del personal como en garantizar la seguridad sanitaria en un foco de contagio activo".

Según SATSE, la chica "envió su currículum a SAMU y, aunque empezaba a trabajar supuestamente este lunes, fue citada el sábado en el albergue provisional de Piniers". "Ella acudió para tomar contacto con el servicio y la hicieron quedarse no solo cinco horas ese día, sino que tenían la intención de que el domingo también acudiese a trabajar, pese a que aún no había firmado ni el contrato", ha relatado.

"Consciente de la crisis humanitaria que atraviesa Ceuta y sin saber cómo decir que no, hizo de tripas corazón y se puso manos a la obra, pero a pesar de su fuerza de voluntad, ese mismo sábado dijo que se iba, ya que 'querían ponerme a hacer test de antígenos sin protecciones y sin nada, solo con mi ropa de calle y la mascarilla que traía de casa”, ha indicado la central.

La enfermera ha denunciado que SAMU "le vendió un puesto de trabajo que desempeñaría a turnos, de mañanas y/o tardes pero, finalmente, fue todo lo contrario"

"Allí había personas supuestamente auxiliares de enfermería, ya que no tiene certeza de que verdaderamente lo fueran, que estaban realizando esas pruebas de antígenos para las que no están cualificadas y cuya realización corresponde a las enfermeras", ha difundido SATSE, que ha explicado que "esa fue la gota que colmó el vaso porque, antes, se encontró con que ella iba a tener a más de 1.000 niños todos a su cargo [en realidad esa suma está repartida entre el Tarajal, Piniers y Santa Amelia], en solitario junto a una técnico de laboratorio, sin médico y sin ningún otro enfermero trabajando codo con codo ante tal volumen de personas".

La enfermera ha denunciado que SAMU "le vendió un puesto de trabajo que desempeñaría a turnos, de mañanas y/o tardes pero, finalmente, fue todo lo contrario. Desde Sevilla la telefoneó una persona que se identificó como trabajador del SAMU para informarle de la oferta laboral: una enfermera para el Tarajal. Después de requerir a la ceutí una serie de documentación para hacer un contrato de enfermería a jornada completa con fecha de comienzo este lunes, le proporcionó un número de teléfono para contactar con la responsable en materia migratoria".

La profesional se llevó "muy buena impresión" de la conversación con el trabajador de SAMU en Sevilla, a diferencia de lo que ocurriría posteriormente en Ceuta. "Cuando se puso en contacto con la responsable en la ciudad autónoma, ésta le informa de que finalmente no prestará servicio en las naves del Tarajal, sino en el albergue de Piniers. Cuando llega allí, se encuentra con, calcula, más de mil niños con una zona de contagiados por coronavirus que está separada del resto. Al llegar, nadie le proporciona un EPI o cualquier otro medio de protección", ha referido SATSE.

"Tres trajes EPI que se estaban lavando aunque son desechables"

En el aspecto laboral, "cada vez que la afectada pregunta a la enlace de SAMU sobre los horarios o las condiciones laborales, esta cambiaba de tema de conversación y no responde a las preguntas que le está haciendo. Del sueldo nunca supo nada porque nadie se lo explicó y, como nunca llegó a firmar el contrato, pues desconoce la cuantía o más detalles".

"Aparte de ella, en teoría, estaría otra enfermera y una técnico de laboratorio, pero allí había unas diez personas que referían que eran enfermeras, aunque la enfermera que nunca llegó a ser contratada porque se fue el primer día sospecha que no lo eran. Esas personas estaban como voluntarios, en ningún caso estaban contratados. Tenían solo tres trajes EPI y se estaban lavando cuando en realidad es material desechable, y en un foco de coronavirus activo de contagio, por lo que las medidas de prevención que le estaban proporcionando eran nulas", ha completado el Sindicato de Enfermería.

El sindicato SATSE difunde la "horrible" experiencia de una enfermera contratada por SAMU