SEGURIDAD Y SALUD

Así ha convertido FRS sus buques en una burbuja libre de virus

Así ha convertido FRS sus buques en una burbuja libre de virus
La compañía desinfecta a conciencia todos sus barcos entre travesía y travesía.
La compañía desinfecta a conciencia todos sus barcos entre travesía y travesía.  

Confinamiento, fases de desescalada, nueva normalidad y rebrotes. Esa es un poco la línea temporal que recorre y resume este 2020 que nunca olvidaremos desde el pasado 14 de marzo. Y en este verano la palabra brote o rebrote es la que parece marcar el día a día. Nuevo brote aquí, nuevo rebrote allá. Autoridades dictando nuevas restricciones o nuevas obligaciones como la de llevar la mascarilla siempre que se salga de casa. Y un lugar común, insistente, contagiarse no es inevitable. Propagar más el virus no es la única opción posible. En la responsabilidad de cada uno está la clave, la llave que puede hacer que todo esto no desemboque en un nuevo ciclo: confinamiento, fases de desescalada, nueva normalidad… En FRS se han aplicado a fondo para que su parte de responsabilidad ponga imposible la transmisión del virus, la temida transmisión comunitaria. Claro, necesitan de la colaboración de sus pasajeros, pero con las medidas que han adoptado sólo cabe pensar que han construido una burbuja que cruza el Estrecho cada día y en la que el virus lo va a tener difícil para penetrar, por no decir imposible. Han puesto todo su empeño e inteligencia, pensado en los detalles y atendido con rigor cada una de las recomendaciones de los expertos y las obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias. Y así uno puede embarcar con mucha tranquilidad.

con las medidas que han adoptado sólo cabe pensar que han construido una burbuja que cruza el Estrecho cada día y en la que el virus lo va a tener difícil para penetrar, por no decir imposible

Lo primero que hicieron fue pensar en que cuanto menos papel cambie de mano, menos posibilidades hay de que el virus ande saltando por ahí. Así han apostado por procesos que tratan de eliminar el papel. “Hemos digitalizado todo el proceso, desde la reserva del billete hasta la tarjeta de embarque. Todo online a través de Internet desde la página web o la aplicación móvil. El cliente ya puede llegar al puerto con su billete y embarcar directamente, sin esperas ni aglomeraciones”, explican desde la compañía.

“Hemos digitalizado todo el proceso, desde la reserva del billete hasta la tarjeta de embarque. Todo online a través de Internet desde la página web o la aplicación móvil. El cliente ya puede llegar al puerto con su billete y embarcar directamente, sin esperas ni aglomeraciones”

Es cierto, la app para móvil es sencilla, rápida y permite en unos cinco minutos comprar el billete y obtener de seguido la tarjeta de embarque. Después sólo habrá que poner el móvil ante la pistola lector del operario de la compañía. Sin contacto alguno.

frs-pago-movil-07

No sólo eso. Igualmente una vez abordo han dado prioridad a los pagos con tarjeta o móvil. Se puede pagar en efectivo, pero  todo, hasta un café o un botellín de agua, se puede pagar sin contacto con tarjeta o móvil. Tanto en la cafetería como la tienda. Zonas en las que además, múltiples mamparas limitan aún más la posibilidad de contacto y protegen tanto a la tripulación como a los clientes.

La responsabilidad está en cada uno y cada cual tiene que poner de su parte para evitar ser contagiado o foco de contagio. Pero por si alguien aún no se ha mentalizado, a la hora de embarcar el personal de FRS controla no sólo la temperatura, sino que cada pasajero lleva la mascarilla puesta. Es obligatoria. “Si no la lleva, se la proporcionamos nosotros. Sin ella no podrá embarcar”, avisa la compañía.

han dado prioridad a los pagos con tarjeta o móvil. Se puede pagar en efectivo, pero  todo, hasta un café o un botellín de agua, se puede pagar sin contacto con tarjeta o móvil. Tanto en la cafetería como la tienda

frs-covid-burbuja-06

Toda la tripulación la lleva. A bordo, además se ha reducido el aforo. Los asientos están salteados para tratar de mantener al máximo posible una de las recetas mágicas que dificulta que el virus salte de una persona a otra, la distancia social. Incluso en travesías punta, hay asientos marcados con una equis roja para que nadie se siente en ellos. A su vez en la zona de cafetería, la central del barco, se han habilitado zonas especiales para familias y grupos, pero están separadas por mamparas de seguridad.

A bordo, además se ha reducido el aforo. Los asientos están salteados para tratar de mantener al máximo posible una de las recetas mágicas que dificulta que el virus salte de una persona a otra, la distancia social

El gel hidroalcohólico, otra de las recetas claves para evitar contagios, lavado frecuente de manos, está presente en múltiples puntos en los que cualquier pasajero se lo puede dispensar.

El barco entero ha sido mapeado con flechas en el suelo que indican los recorridos a seguir para evitar cruzarse con nadie y seguir manteniendo en todo momento la distancia de seguridad.

El aforo es limitado en la tienda y en los aseos. Y si usted es de los perezosos a la hora de desembarcar observará como aparecen desplegadas entre desembarque y embarque unas cuántas máquinas desinfectantes que repasan el buque entero de arriba abajo: baños, asientos, barandillas, zonas comunes, nada escapa de las máquinas entre un pasaje y otro. No es como estrenar el barco en cada viaje, pero casi.

frs-burbuja-covid-08

Para que todas estas medidas sean lo más eficaces posibles, la compañía ha impartido formación específica sobre las mismas y cómo contribuir a evitar la propagación del virus a todos sus tripulantes.

El compromiso para convertir sus buques en auténticas burbujas libres de COVID19 va más allá de simples medidas a seguir, recomendaciones o desinfecciones entre servicio y servicio. Todo se ha hecho con rigor y FRS se ha afanado en conseguir la verificación ‘My Care’ de DNV GL, “una de las principales entidades de certificación en todo el mundo, que supone la aplicación de fuertes medidas de higiene y protección frente al virus y otros patógenos. Todos los barcos de FRS navegan en el Estrecho de Gibraltar con esta verificación”, han explicado desde la compañía.

si usted es de los perezosos a la hora de desembarcar observará como aparecen desplegadas entre desembarque y embarque unas cuántas máquinas desinfectantes que repasan el buque entero de arriba abajo: baños, asientos, barandillas, zonas comunes, nada escapa de las máquinas entre un pasaje y otro

Así, sus buques son una de esas burbujas que han puesto de moda en las ligas deportivas de mayor nivel, como en la NBA o la Champions, para poder culminar las competiciones en curso. A eso hay que sumar la situación, de momento tranquila, de la pandemia en Ceuta, sólo 2 casos activos en este momento. Y en total tres casos desde que ya durante la desescalada la ciudad se quedara limpia de virus. Como ejemplo de que las medidas de prevención son efectivas durante todo el mes de julio circuló en diarios de todo el mundo como el New York Times la historia de dos peluqueros de Springfield en Missouri que trabajaron durante toda una semana con síntomas y resultaron positivos. Atendieron a 139 clientes, pero lo hicieron siempre observando las medidas de seguridad y portando mascarillas tanto ellos como los clientes. Ni uno sólo acabó contagiado.

frs-burbuja-covid-05frs-burbuja-covid-04frs-burbuja-covid-03

Así ha convertido FRS sus buques en una burbuja libre de virus