PLENO

La Ciudad estudiará la posibilidad de instalar contenedores de ropa usada pero duda de su viabilidad

La Ciudad estudiará la posibilidad de instalar contenedores de ropa usada pero duda de su viabilidad
Contenedor de ropa del Ayuntamiento de Alcorcon
Contenedor de ropa del Ayuntamiento de Alcorcón

No muy convencido, el consejero de Medio Ambiente, Yamal Dris, se ha comprometido a valorar la posibilidad de poner en marcha la propuesta de la diputada no adscrita, María del Carmen Vázquez, para la instalación de contenedores de ropa usada con fines sociales aunque duda de su viabilidad logística y económica.. 


La diputada no adscrita ha planteado al Pleno de la Asamblea la instalación, bien en el punto limpio, bien en locales públicos, de contenedores para la recogida de ropa y la creación de un sistema para su limpieza, arreglo y distribución en manos de organizaciones sin ánimo de lucro que, a su vez, crearía empleo para tal fin, basándose en modelos de “economía circular”. Una propuesta que contó con el apoyo poco entusiasta del Gobierno, que se comprometió a darle una vuelta al asunto y analizar su viabilidad logística y económica, así como el respaldo de PSOE, que alabó su componente social y medioambiente, y de Caballas. 

Vázquez subrayó que no se trataba de confundir al ciudadano, convirtiendo esta práctica en un negocio, como sucede en muchos casos, sino de una medida social y medioambiental. Para ello propone que estos contenedores no estén sujetos a licitación sino que se dé prioridad a asociaciones sociales para que la ropa se destine a los más necesitados, por eso aboga porque sea la Administración quien vele por los fines sociales de estos contenedores.

Desde MDyC matizaron que la propuesta carece de viabilidad —solo el 5 por ciento de la ropa puede ser reutilizada debida a la escasa calidad de las prendas modernas, en especial las fabricadas por las grandes franquicias, de escasa durabilidad— y, además de las organizaciones sociales que ya recogen ropa en nuestra ciudad, existen aplicaciones y webs que se centran en la compraventa de este tipo de prendas usadas a las que aun les queda vida útil. “No creemos que sea viable desde una perspectiva económica y de rentabilidad, ni siquiera para las entidades sociales”.

Desde la OCU advierten del fraude en esta práctica. “Hay algunos contenedores piratas, que se hacen pasar por una ONG, pero cuyo único fin es el ánimo de lucro. Cuando los contenedores los gestionan entidades sociales, hay estudios que señalan que entre un 40-50% se destina a la reutilización, tras su selección e higienización. En algunos casos, se dona directamente a personas vulnerables a través de roperos de la iglesia o convenios con los servicios sociales de los ayuntamientos. En otros se vende de segunda mano a precios económicos en tiendas como las de Moda Re de Cáritas o las de Humana. Y otra vía es su exportación a países en vías de desarrollo para su reutilización. 

La ropa que no se puede reutilizar por estar en mal estado, se recicla para producir trapos o aislantes. Hay algunos pilotos para producir hilos regenerados o generar nuevas fibras. Actualmente el reciclaje textil está en sus inicios y todavía no es eficiente.

A falta de este tipo de contenedores, propone la OCU, es importante que todos los desechos textiles se lleven al contenedor de ropa o al punto limpio, estén en buen o mal estado, de manera que no terminen en el vertedero, donde ahora mismo está acabando casi el 90% del residuo textil. 

La Ciudad estudiará la posibilidad de instalar contenedores de ropa usada pero duda de su viabilidad