Las entidades de pisos tutelados celebran que el Reglamento de Extranjería acabe con una situación “injusta”

Las entidades de pisos tutelados celebran que el Reglamento de Extranjería acabe con una situación “injusta”
menores en las escolleras
menores en las escolleras

Para FEPA, la Federación de Entidades con Proyectos y Pisos Tutelados, la reforma del Reglamento de Extranjería aprobada en el Consejo de Ministros “responde a la necesidad de dar respuesta a una situación absurda e injusta ampliamente demandada por las diferentes entidades sociales y del sector, como en su día denunciamos como Federación mediante la campaña #UnCallejónSinSalida”.

“Además de las dificultades asociadas a tener que llevar a cabo itinerarios de emancipación precoces y sin disponer de permiso de trabajo —explican desde FEPA,  “la situación de este colectivo se vio agravada tras la aplicación de las sentencias del Tribunal Supremo, que endurecían aún más los requisitos para poder renovar sus permisos de residencia y condenaban a una parte importante del colectivo a quedarse indocumentados y encontrarse en situación de irregularidad”.

Si el contenido de la reforma se mantiene igual que en último borrador, se creará un régimen jurídico específico para los menores no acompañados y para la juventud extutelada que recogerá como principal cambio la concesión del permiso de trabajo desde los 16 años (permiso que se mantendrá una vez cumplida la mayoría de edad) y la flexibilización de los medios económicos en las sucesivas renovaciones, (no se exigirá que sean propios y se aceptaran los medios económicos provenientes de lasventidades y de otras de ayudas públicas). Estos elementos, además de los diferentes recursos de acompañamiento a la emancipación son indispensables a la hora de facilitar la inclusión social de este colectivo. 

“Teniendo en cuenta la profundidad de la implicación de esta reforma que hoy celebramos, también queremos denunciar que su aprobación se ha demorado de forma innecesaria. Cada día que pasaba sin hacerse efectiva implicaba más jóvenes en situación de irregularidad, más jóvenes sin posibilidad de recibir ningún tipo de apoyo en su itinerario de emancipación, más jóvenes sin posibilidad de acceder a un empleo, en definitiva, más jóvenes en situación de riesgo y vulnerabilidad. Además, y no menos importantes, de todos los problemas derivados de la frustración de las personas jóvenes por las afectaciones emocionales que la situación acarrea, y también de los equipos profesionales por la carga de trabajo que lleva a resultados infructuosos, sumado a la decepción y al cansancio”, celebran.  “Pese a la innecesaria demora, también queremos poner en valor y agradecer al Gobierno la valentía mostrada mediante la aprobación de esta reforma. Somos conscientes que la aprobación se produce en medio de un clima marcado por los argumentos del “efecto llamada” y el crecimiento de discursos racistas y del odio promovidos desde la extrema derecha. En este sentido, agradecer de nuevo la valentía por persistir y avanzar con esta reforma y mostrar nuestro apoyo y disposición para seguir haciendo frente al odio y promover una sociedad justa e inclusiva”. 

La FEPA aglutina  a 69 organizaciones que acompañan los procesos de emancipación de personas jóvenes en situación de riesgo y vulnerabilidad, especialmente juventud tutelada y extutelada. Durante el 2020 las entidades federadas atendieron un total de 4.030 personas jóvenes tuteladas y extuteladas, 2.790 de las cuales eran de origen extranjero. De entre las personas extranjeras atendidas, 1.532 habían cumplido la mayoría de edad y no disponían de permiso de trabajo.

Las entidades de pisos tutelados celebran que el Reglamento de Extranjería acabe con una situación “injusta”