PASO DEL ESTRECHO

Ceuta se prepara para la tormenta perfecta de la OPE

Ceuta se prepara para la tormenta perfecta de la OPE
atasco coches tarajal noche-1
Carretera de acceso a la frontera

Este fin de semana confluyen la fase de regreso de quienes vinieron a principios de julio y quienes cogen sus vacaciones en agosto, a lo que se une el comienzo de las fiestas patronales


Las cifras récord de viajeros y vehículos registrados el primer fin de semana de julio en la Operación Paso del Estrecho pueden quedarse en nada comparado con lo que puede venir en estos últimos días del mes. Este próximo fin de semana, último de julio, confluyen el regreso de los miles de marroquíes que pasaron por Ceuta rumbo a Marruecos a principios de julio y quienes cogen sus vacaciones en agosto.

Durante los primeros días de julio, la ciudad autónoma se encontró con el mayor aluvión de la OPE que se recuerda. Unas cifras de récord que dejaron el paso por la frontera de un coche cada treinta segundos. En una sola jornada pasaron por la zona de espera de la frontera del Tarajal más de 10.000 personas, triplicando en distintos momentos el volumen de anteriores ediciones.

La comparativa de cifras entre el primer fin de semana de julio de la  última OPE (2019) y la de este año arrojó un incremento de hasta un 128% en el número de pasajeros y de un 181% en el número de vehículos, siendo el mayor registro en la serie histórica. Y todos esos viajeros deben volver a sus países de origen, previsiblemente antes de que acabe el mes. O sea, este fin de semana. Y a ellos se unirán los marroquíes residentes en Europa que cojan sus vacaciones en agosto y se dispongan esos mismos días a cruzar el Estrecho con destino a sus lugares de nacimiento en Marruecos.

A ciegas

Pero, si en la fase de salida Delegación de Gobierno y Ciudad disponían de los datos de la DGT en tiempo real que avisan del incremento de vehículos por las fronteras de La Junquera e Irún, lo que permite anticiparse al aluvión, en esta fase de retorno, las autoridades y los servicios de Protección Civil trabajan a ciegas. Hasta que no lleguen al paso fronterizo de Bab Sebta, las autoridades españolas no podrán calibrar el volumen del tráfico que se encamina a la ciudad autónoma. 

“Contamos con un fin de semana duro. Los datos de salida son extensos porque tenemos diversas fuentes. Pero para el retorno la información importante es la frontera, independientemente de que siempre hay comunicación entre ambos países. Se ha reforzado todo el circuito y esperamos poder dar a basto con ambos volúmenes”, explica Gonzalo Sanz, asesor de Delegación del Gobierno encargado de coordinar la OPE a su paso por Ceuta. 

Los cálculos aproximados prevén unos 3000 vehículos en 24 horas. Un nuevo aluvión que, confían, pueda ser absorbido por el dispositivo diseñado que comienza en la explanada de la Puntilla y acaba en la zona de embolsamiento de Loma Colmenar que, en caso de necesidad puede dividirse para dar cabida también a quienes regresan de Marruecos. En total, tres espacios: preembarque (1.000 vehículos), embarque (300 vehículos), ‘La Puntilla’ (entre 200 y 400 vehículos) y, si es necesario, puede habilitarse un cuarto de la explanada de Loma Colmenar como último recurso.

Pero, en esta ocasión se cuenta con dos ventajas. Por un lado, es Ceuta quien en esta fase tiene el control del grifo y puede ir dando entrada a la ciudad al volumen de vehículos que pueda absorber mientras las colas se generan al otro lado de la frontera. Y por otro, aprendida la lección de la fase de salida, se prevé aumentar las rotaciones, especialmente las nocturnas, para pasar de 24 a 32 salidas diarias.

Desde que comenzó la OPE, han cruzado el Estrecho más de un millón de pasajeros, exactamente 1.039.559, de los que 937.532 suponen salidas hacia Marruecos y 225.000 vehículos, lo que supone un incremento del 15%. 

Ceuta se prepara para la tormenta perfecta de la OPE