PROTOCOLO DE SANIDAD

La detección de un positivo en alumnos o docentes obligará a toda la clase a guardar cuarentena

La detección de un positivo en alumnos o docentes obligará a toda la clase a guardar cuarentena
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  
El Protocolo de la Consejería de Sanidad para el inicio de curso impone el uso obligatorio de mascarillas a partir de los seis años en los centros educativos y recomienda “especial atención a la vigilancia del absentismo escolar por parte de los tutores". Se recomienda el lavado diario de la ropa del alumnado.

El Protocolo elaborado por la Consejería de Sanidad para su implementación en todos los centros educativos de la ciudad establece que cuando se detecte un caso positivo en un alumno deberá ponerse en cuarentena a todos los compañeros de clase y a sus docentes. Cuando la comunicación la reciba el centro docente en horario escolar deberá proceder a contactar con las familias de los alumnos de la misma clase para que, “con normalidad y de forma escalonada, procedan a recoger a los alumnos manteniendo las medidas de protección (mascarilla y distanciamiento físico).

Dichos estudiantes tendrán que iniciar un período de cuarentena en su domicilio “sin menoscabo que desde el Servicio de Epidemiologia de la Consejería de Sanidad contactará con cada uno de ellos para indicarles las medidas a seguir”.

El 'equipo Covid' del centro proporcionará antes de que abandonen el centro a los propios alumnos y a padres/ tutores “las medidas de aislamiento escritas, asegurándose que todos los alumnos de la clase y personal docente en contacto con ellos lo reciben”.

Si el positivo se conoce fuera del horario escolar se procederá a contactar con las familias de los alumnos de la misma clase para que no acudan al centro e inicien idéntico período de cuarentena en casa. En este caso las medidas se comunicarán “vía telefónica o mail”.

En el caso de Infantil y Educación Especial, así como en 1º de Primaria (en los que no es obligatorio el uso de mascarilla) se podrán establecer "grupos de convivencia escolar" que se relacionen entre sí "de manera estable" y aislada

En caso de ser un miembro del personal docente el caso confirmado deberá igualmente quedarse en su domicilio sin acudir al centro docente. Por parte del Servicio de Epidemiologia de la Consejería de Sanidad se procederá a realizar una evaluación de la situación y de la consideración de posibles contactos estrechos, en base a la actividad concreta que haya desarrollado en el centro con el alumnado u otro personal, debiendo seguir las indicaciones que dimanen de esta evaluación.

En el estadio anterior, ante un alumno que durante su estancia en el centro inicie síntomas o estos sean detectados por personal del centro "se le llevará a una sala de aislamiento" hasta que lleguen sus allegados, se le colocará una mascarilla quirúrgica (si no la llevara) y se contactará con la familia y el Centro de Salud  "para evaluar el caso".

El documento también recomienda que el centro contacte “con la familia o responsable de aquel alumnado que no acuda a las clases, para descartar como causa la existencia de alguna situación de cuarentena, sospecha o confirmación de COVID-19”.

Cada centro cuente con una reserva estratégica de mascarillas quirúrgicas “para el caso de que alguien inicie síntomas durante su estancia en el mismo” y con una dotación de higiénicas “preferentemente reutilizables y quirúrgicas” para el profesorado y para reponer las del alumnado por necesidad u olvido

En ese sentido “se tendrá especial atención a la vigilancia del absentismo escolar por parte de los tutores y tutoras, haciendo un seguimiento de los motivos del mismo con el fin de conocer si el alumnado ha faltado por motivos de salud u otro motivo justificado”.

En las aulas y otros locales por los que haya podido pasar un contagiado se tendrá que ejecutar limpieza y desinfección incluyendo filtros de aires acondicionados, así como, una ventilación adecuada y reforzada en el tiempo de los mismos. Esta operación se realizará también en los otros espacios cerrados en los que el caso confirmado haya permanecido o realizado actividades, prestando especial atención a todas aquellas superficies susceptibles de contacto.

Mascarillas obligatorias desde 6 años

El Protocolo prescribe la utilización obligatoria de mascarilla por todas las personas de la comunidad educativa excepto sentados con distancia de seguridad con la excepción de niños menores de 6 años; cuando existan causas de exención por problemas de salud, discapacidad o dependencia que lo desaconsejen; y en los niños que no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

En el caso de Infantil y Educación Especial, así como en 1º de Primaria (en los que no es obligatorio el uso de mascarilla) se podrán establecer "grupos de convivencia escolar" que se relacionen entre sí "de manera estable" y aislada de otros miembros de la comunidad educativa del centro.

También se recomienda el lavado diario de la ropa del alumnado y que cada centro cuente con una reserva estratégica de mascarillas quirúrgicas “para el caso de que alguien inicie síntomas durante su estancia en el mismo” y con una dotación de higiénicas “preferentemente reutilizables y quirúrgicas” para el profesorado y para reponer las del alumnado por necesidad u olvido.

Además, establece que “se establecerán mecanismos compensatorios para reducir la brecha digital de las familias y alumnado, así como, la brecha de género debido al cuidado de personas enfermas, garantizando el acceso y la continuidad en el proceso educativo de los colectivos más vulnerables”.

La detección de un positivo en alumnos o docentes obligará a toda la clase a guardar cuarentena