HALLAZGO

El típico jueves que sales a tomar algo y encuentras cientos de botellas de vino junto al contenedor

El típico jueves que sales a tomar algo y encuentras cientos de botellas de vino junto al contenedor
vino botellas encontradas
Parte del botín puesto a buen recaudo.
Incluye un pequeño vídeo del hallazgo

¿Quién tira cientos de botellas de vino en buen estado? Y más que nada ¿por qué? Es la pregunta que se llevan planteando entre risas desde el jueves unos amigos y residentes en Ceuta que tienen la noche de ese día colocada ya en su memoria en los puestos altos de las juergas memorables, aunque en este caso nadie acabara bailando pasado de chupitos sobre la barra del bar o montando el típico número de variedades regado por la euforia.

Su noche acabó con un botín en forma de cajas de botellas de vino engordando la bodega doméstica, abortando la penúltima copa y con una historia que contar.

A esa hora en la que la tentación de desplazarse a los mundos nada ingrávidos ni gentiles de las profundidades de la noche oscura donde el espacio-tiempo empieza a parecerse al reloj de Dalí y las dimensiones se confunden, estos amigos se encontraron, al pasar por los contenedores ubicados cerca de la tienda de San Pablo en la calle Antioco, centenares de botellas de vino sin abrir y en aparente buen estado junto al contenedor. “Unas 300”, refiere un amigo común -y agraciado con 17 de las botellas rescatadas- consultado por Ceutaldia.com.

Amantes del buen comer y beber, sus ojos no daban crédito. La amenaza del camión de Trace, de ronda en ese instante, no lo fue por una de esas cosas multiculturales de la ciudad. Los operarios, abstemios por religión, borrachos de fe, no se atrevían ni a tocarlas, lo que les dio la ventaja suficiente para recopilar un buen botín y llamar a un taxi.

A partir de ahí la historia la tuvieron que contar, por ejemplo a F., el amigo que “no se lo va a creer”, el típico cenizo que tenía que trabajar -como los demás- pero al que poseyó la responsabilidad a tiempo de no empezar a construir un mañana de viernes laboral horrible justo el día que no era el indicado. ¿Compartirán con él de forma generosa parte del botín? Todo a punta a que sí, lograron rescatar decenas de botellas, y es conocido que las virtudes del vino relucen cuando se comparte.

- “Si mañana estamos muertos, cuéntalo”, le lanzan al periodista dudando del estado de las botellas.

- “Vais a morir, pero de la melopea”. De momento, que se sepa, siguen vivos. En qué estado está por confirmar.

El típico jueves que sales a tomar algo y encuentras cientos de botellas de vino junto al contenedor