Vecinos de las 317 VPO de Loma Colmenar denuncian inseguridad y suciedad al mes de su entrega

Vecinos de las 317 VPO de Loma Colmenar denuncian inseguridad y suciedad al mes de su entrega


- “Se ha convertido en una ciudad sin ley”, lamentan los vecinos que echan de menos más seguridad en las nuevas viviendas

- Algunos vecinos están informándose para solicitar una permuta “ante la sensación de inseguridad”

- Reprochan a la Ciudad que los servicios de limpieza o la Policía apenas se dejan ver por la zona

- En su primer mes en su nueva casa han vivido varios robos, la quema de un trastero y una batalla campal en los alrededores


Hace apenas un mes que se han mudado y “algunos ya están informándose para solicitar una permuta”, resume uno de los vecinos adjudicatarios de unas de las 317 VPO de Loma Colmenar, prefiere no dar su nombre, “por si acaso”, pero cree necesario “hacer un llamamiento para que se corte de raíz esta situación antes de que empeore”: robos, incendios, batallas campales de madrugada, sensación de inseguridad y la basura acumulándose ya en las zonas comunes son algunas de las quejas de los vecinos. “Se ha convertido en una ciudad sin ley”.

Algunos de los trasteros y zonas comunes han sufrido ya desperfectos y pequeños robos. Han desaparecido los extintores y el material contra incendios, enchufes, cabes… “Todo lo robable”, resume este vecino resignado. “Han aparecido dos cuartillos abiertos, uno es el mío, así que mañana iré a EMVICESA y automáticamente pondré una denuncia, no tenía nada pero hay que ponerla”, asume otro vecino, víctima de uno de los muchos robos e intentos de pequeños hurtos registrados en la zona.

Problemas de robos que han creado una sensación de inseguridad en la zona. “Se ha convertido en una ciudad sin ley, robos en los pisos de material eléctrico, extintores y material contra incendios Batallas campales en la zona, incendios, basura e inseguridad cubren el cupo para dar lugar a un guetto”, lamentan , “En la vecindad hay miedo, hay familias que estaban ilusionadas por su nueva vivienda y están ya informándose para realizar una permuta lo antes posible debido a la situación que se está generando en la zona”, explica un vecino de las 317 VPO. Hace apenas un mes que entraba en su nueva casa y desde entonces se acumulan los sucesos.

Un problema de seguridad al que hay que añadirle otro de salubridad: la basura empieza a acumularse en las zonas comunes. “Da pena ver como está quedando la zona común, llena de botellas cartones y demás, hago un llamamiento cívico y moral para que hagamos un esfuerzo y entre todos recojamos un poco, que ahí juegas nuestros niños”, se queja otra vecina lamentando que, por si fuera poco, “los servicios de limpieza y la policía no hacen acto de presencia”.