Cómo invertir en inmuebles sin mucho dinero

Cómo invertir en inmuebles sin mucho dinero
Cómo invertir en inmuebles sin mucho dinero
Cómo invertir en inmuebles sin mucho dinero  

Invertir en inmuebles es una opción atractiva para los inversores españoles. Nuestro país tiene mucha tradición en ello y a la gente le gusta el hecho de que entiende de dónde viene el dinero que gana, en oposición a otras posibilidades de inversión. Además, las rentabilidades son interesantes.

El problema de la inversión inmobiliaria es que para poder afrontar la inversión en un inmueble interesante, hace falta tener bastante dinero disponible. Esto ha hecho que tradicionalmente, la inversión en inmuebles haya quedado reservada a los grandes patrimonios.

Sin embargo, internet ha posibilitado que la inversión inmobiliaria se democratice y todo el mundo pueda invertir. Por ejemplo, Crowdestate es una plataforma de crowdfunding inmobiliario en la que se puede invertir desde solo 100 € y sin comisiones.

El concepto de crowdfunding inmobiliario consiste simplemente en formar un grupo de inversores que unan pequeñas cantidades de capital, de modo que entre todos puedan permitirse financiar un proyecto de inversión inmobiliaria completo.

Conforme se desarrolla el proyecto, cada inversor va obteniendo la parte proporcional de los beneficios e ingresos que le corresponden en función de la cantidad que invirtió.

Dentro de la posibilidad de invertir en inmuebles, esta plataforma ofrece bastantes opciones, tanto de riesgo, como de diversificación geográfica.

Geográficamente se puede diversificar e invertir en países en los que el sector inmobiliario tiene mucho potencial como Rumanía, o países más similares a España con un mercado más maduro, como Italia.

En cuanto al riesgo, cada proyecto tiene un riesgo estimado diferente, pero en general, se puede elegir entre proyectos en los que te conviertes en dueño de una sociedad vehículo, que a su vez será propietaria del inmueble, o aquellos en los que simplemente prestas el dinero a un promotor inmobiliario a cambio de unos intereses.

Las inversiones en las que el inversor se convierte en propietario de una sociedad vehículo tienen la ventaja de ofrecer una mayor rentabilidad. No en vano, la rentabilidad media de las inversiones de las que se ha salido exitosamente en Crowdestate está por encima del 17 % anual.

La desventaja es que la inversión puede salir mal y, en ese caso, los inversores de la sociedad serían los últimos a la hora de establecer las preferencias para devolver el dinero.

Para aquellos que no quieren asumir tanto riesgo, está la opción de los préstamos. Este tipo de inversión ofrece unas ganancias más limitadas, pero a cambio suelen tener una hipoteca que garantiza el pago del préstamo.

Es interesante saber que la plataforma lleva a cabo un proceso de debida diligencia, mediante el que estudia la viabilidad del proyecto y las características del préstamo. Esto no puede garantizar el éxito de todas las inversiones, pero ya supone un primer filtrado que no pasan muchos proyectos que nunca llegan a publicarse.

Antes de lanzarse a invertir en los proyectos disponibles, el inversor tiene a su disposición una descripción del proyecto, las condiciones del tipo de inversión y una estimación del riesgo y del beneficio potencial.

En conclusión, merece la pena plantearse la opción del crowdfunding inmobiliario como alternativa para diversificar más las inversiones. La ventaja de partir de una cantidad tan asequible como 100 €, es que el inversor se puede familiarizar con el funcionamiento de la inversión, antes de comprometer una inversión más importante.