"CON ÉXITO"

El Ministerio escolariza por primera vez a niños migrantes en aulas de ESO de centros concertados

El Ministerio escolariza por primera vez a niños migrantes en aulas de ESO de centros concertados
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los seis centros concertados de Ceuta habían permanecido hasta ahora casi al margen, sobre todo en sus aulas de Secundaria, de la existencia de alumnado no ya migrante sino meramente extranjero. Según los últimos datos oficiales en ellos estudia el 20% de la población escolar de Infantil y Primaria de la ciudad pero solo el 10% o menos de los estudiantes foráneos. En números absolutos, 233 de los 258 niños extranjeros escolarizados en Infantil estaban en el curso 2016-2017 en aulas publicas y solo 25 en concertadas; en Primaria, 423 y 43 y en Secundaria, 149 y 5. Con necesidades educativas especiales, únicamente 70 de 728 estudiantes.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) ha dado este curso un paso y ha escolarizado por primera vez a niños migrantes, a media docena de menores extranjeros no acompañados tutelados por la Administración local, en centros concertados. Y la experiencia está resultando "un éxito", según se ha congratulado el director provincial, Javier Martínez, que desde que llegó a esa responsabilidad defendió que “Ceuta debe ser una ciudad integradora, que no estigmatice".

Se trata, en el fondo, de cumplir la ley, que exige poner un puesto escolar gratuito a disposición de "todos los alumnos del segundo ciclo de la Educación Infantil y de las etapas de escolarización obligatoria cuyos padres, madres o tutores legales así lo soliciten”. Ademas, se debe atender a “una adecuada y equilibrada distribución de los alumnos con necesidad específica de apoyo, con especial mención a los alumnos con necesidades especiales”.

Martínez anunció en octubre que el Ministerio quería “ser valiente” para “garantizar una atención educativa a todos esos chicos porque la interculturalidad y la inclusión son un valor y una fortaleza, no una debilidad, y sin ellos no vamos por el buen camino”.

Durante los últimos meses el Ministerio y la Ciudad han explorado la posibilidad de poner en marcha con personal beneficiario del Plan de Empleo nuevas aulas de inmersión lingüística e incluso se barajó la posibilidad de recuperar espacios actualmente vacíos como la antigua sede de Tráfico junto a la Plaza de Maestranza y otros para ese cometido, aunque ninguna de esas alternativas se ha materializado hasta ahora.

El aumento exponencial registrado el año pasado en el número de niños migrantes llegados a la ciudad, con tasas de crecimiento superiores al 400%, ha complicado la posibilidad de dar una respuesta educativa para todos ellos durante el tiempo que permanecen en Ceuta, algo que se intenta a través de los centros educativos ordinarios y de los proyectos que desarrollan organizaciones no gubernamentales como Digmun con financiación de la Ciudad.

La Dirección Provincial no cree que, en las condiciones de demanda y disponibilidad de espacio actuales se pueda garantizar un puesto escolar para todos los jóvenes foráneos que están en la ciudad hasta el próximo curso. De momento, el Foro de la Educación ya ha acordado impulsar una propuesta para “normalizar en el sentido de que se convierta en la norma” la escolarización de los niños migrantes durante el tiempo que pasen en la ciudad, adaptando hasta el límite de lo posible la atención educativa que se les ofrece.