140.000€ ANUALES

La Justicia anula el contrato a Ecoceuta de recogida de cartón por falta de imparcialidad de García Castañeda

La Justicia anula el contrato a Ecoceuta de recogida de cartón por falta de imparcialidad de García Castañeda
Gregorio García Castañeda votando en un Pleno en diciembre de 2014./archivo
Gregorio García Castañeda votando en un Pleno en diciembre de 2014./archivo  

El Juzgado Contencioso Administrativo Número Uno de Ceuta ha fallado a favor de la empresa Servicios Portuarios de Ceuta Sl y ha ordenado que se anule el contrato firmado por la empresa EcoCeuta, administrada por el hermano del actual gerente de Obimace, Gregorio García Castañeda, consejero de Medio Ambiente en la legislatura 2011-2015, para el servicio de gestión de residuos de envases ligeros de papel-cartón y de vidrio, recogidos selectivamente por la Ciudad Autónoma de Ceuta, poniendo así un punto y aparte a años de dimes, diretes, denuncias públicas y judiciales.

El juez ha estimado el recurso al entender que Ecoceuta tenía prohibición para concurrir al concurso por el parentesco con el consejero de Medio Ambiente cuya área preparó los pliegos del concurso que finalmente adjudicó la Consejería de Hacienda. Unos pliegos que ya fueron objeto de denuncia pública por otra empresa, que consideraba que “estaban hechos a medida de Ecoceuta” y que llegó a interponer una demanda por prevaricación contra Gregorio García Castañeda sin que prosperara, resultó archivada. Tanto Caballas como el PSOE hicieron duras críticas al Gobierno por el asunto, Carracao, entonces portavoz socialista llegó a pedir el cese de García Castañeda por el asunto.

Resulta difícilmente creíble que Gregorio García Castañeda no supiera que Ecoceuta SL tenía intención de presentarse al concurso, como también resulta difícilmente creíble que Ecoceuta Sl no tuviese conocimiento, al tiempo de tomar participación en el concurso, que Gregorio García Castañeda había promovido el concurso e intervenido en los actos preparatorios

A la trama, que llegó a obligar a García Castañeda a responder ante el Pleno de la Asamblea, por el asunto, ha puesto fin la sentencia firmada el pasado 19 de septiembre que ordena a la Ciudad retrotraer el acto administrativo de la adjudicación hasta la adjudicación. Es decir, Contratación deberá volver a adjudicar el servicio, al quedar anulado tanto la adjudicación de julio de 2015, como el contrato firmado entre la Ciudad y Ecoceuta y se deberá volver a valorar las ofertas presentadas, a un concurso que repartía 140.000 euros anuales durante 5 años. Sin que esté claro si la nueva adjudicación será por 5 años o si el próximo año 2020 el Gobierno pueda convocar un nuevo concurso al que de nuevo podría presentarse Ecoceuta al no ser ya García Castañeda consejero de Medio Ambiente y si se culmina la venta de la sociedad al Grupo Urbaser.

existía un conflicto de intereses que hubiere determinado la prohibición de contratar para Ecoceuta SL

En su día, tanto García Castañeda como el entonces consejero de Economía y Hacienda, Emilio Carreira, como el propio presidente de la Ciudad defendieron el trabajo y la transparencia en la actuación de García Castañeda, una transparencia que hoy ha anulado la Justicia, quitándoles la razón.

En la sentencia se da por probado que “Gregorio García Castañeda” tuvo “una activa participación en las operaciones preparatorias de la convocatoria del concurso, algunas de ellas de importante relevancia, como establecer las condiciones particulares y los criterios de valoración, que fueron, a la postre, los que se utilizaron en el concurso para proceder a la adjudicación.

siguió adelante con la preparación del concurso, comprometiendo con ello la imparcialidad del concurso al sembrar dudas sobre la corrección de la actuación administrativa, permitiendo así que pudiera surgir la sospecha del favoritismo

Frente a ello no puede objetarse que no hay conflicto de intereses porque Gregorio García Castañeda no fue quien aprobó la licitación ni tampoco la adjudicación”, recoge la sentencia.

Es más el Juez hace hincapié en que fue el propio área de Gregorio García Castañeda quien resolvió favorablemente una alegación de Ecoceuta al pliego.

“Hay que resaltar que resulta difícilmente creíble que Gregorio García Castañeda no supiera, cuando redactaba las cláusulas particulares y los criterios de valoración, que Ecoceuta SL, empresa que lleva muchos años dedicándose en Ceuta a la actividad propia de lo que constituía el objeto del concurso, tenía intención de presentarse al concurso, como también resulta difícilmente creíble que Ecoceuta Sl no tuviese conocimiento, al tiempo de tomar participación en el concurso, que Gregorio García Castañeda había promovido el concurso e intervenido en los actos preparatorios anteriormente mencionados, y que a pesar de tener reconocida la abstención para todos los procedimientos tramitados en la Consejería de la que era titular en los que pudiese ser parte interesada Ecoceuta SL, siguió adelante con la preparación del concurso, comprometiendo con ello la imparcialidad del concurso al sembrar dudas sobre la corrección de la actuación administrativa, permitiendo así que pudiera surgir la sospecha del favoritismo.

Por todo lo cuál, ha de estimarse que existía un conflicto de intereses que hubiere determinado la prohibición de contratar para Ecoceuta SL, y en consecuencia procede declarar la nulidad de la resolución impugnada así como la adjudicación del contrato a favor de Ecoceuta Sl, ordenando a la administración que retrotraiga el procedimiento al momento anterior a la adjudicación y resuelva el concurso conforme a derecho, partiendo de que Ecoceuta SL queda excluida de participar en el concurso”.

Contexto de 2014

El lucrativo negocio de la recogida de cartón comenzó a generar motivos de preocupación pública precisamente en la legislatura 2011-2014, cuando la empresa encargada de su recogida, sólo en el Tarajal se generaban 20 toneladas diarias, FCC deja de hacer el trabajo al agotar el contrato que mantenía con la administración. Fue entonces cuando comenzaron a aparecer intereses en seguir con ese negocio que entonces suponía 60.000 euros mensuales que salían de las arcas públicas, y que además dejaba manos libres a quien lo recogiera para vender el producto, que podía alcanzar los 90 euros por tonelada o más.

Fue entonces cuando apareció en escena la empresa Reciclados El Tarajal, que aspiraba a hacerse con el negocio o simplemente a hacer el papel de cartonero de toda la vida, quedarse con los residuos para posteriormente venderlos, poniendo sobre la mesa que quizás no fuera necesario pagar, o al menos pagar tanto, para que se recogiera un residuo que en sí tiene valor. Esta empresa llegó a constatar como camiones de la empresa pública Obimace, que dependía entonces de la Consejería que regentaba García Castañeda llevaban cartón a la empresa del otro García Castañeda, Ecoceuta, algo que negó el propio consejero en una rueda de prensa alegando que eran frigoríficos, a pesar de que en las imágenes se apreciaba que era cartón.

garcia casañeda, moises whanon, mochi, sanchez valderramaComenzó entonces a andar la nueva licitación para adjudicar el cartón y el vidrio, su almacenamiento y posterior tratamiento para llevarlo a plantas de reciclaje en la península. Y lo hizo entre graves acusaciones contra García Castañeda por estar haciéndole un traje a su hermano. Ecoceuta se alzó con el concurso que se falló ya en julio de 2015, con la nueva corporación salida de las urnas recién asentada y sin Gregorio García Castañeda al frente de Medio Ambiente.

Ahora al Gobierno y a la Ciudad no le quedará más remedio que revisar la adjudicación de una licitación que mientras públicamente no cesó de originar denuncias por favoritismo, en su día defendió a capa y espada. La Justicia entiende que Ecoceuta no sólo no debió ganar aquel concurso, no debió ni de poder presentarse al mismo.

Todo en la misma legislatura en la que el Gobierno no supo ver qué estaba pasando en Emvicesa con las viviendas de Loma Colmenar.