CABALLAS Y MDYC

Alertan de la ilegalidad del acuerdo para la rescisión del contrato con Trace

Alertan de la ilegalidad del acuerdo para la rescisión del contrato con Trace
Una operaria de Trace baldea una acera
Una operaria de Trace baldea una acera  

Caballas y MDyC lo tienen muy claro: la Ciudad acabará en los juzgados por flagrante ilegalidad si sigue adelante con su intención de pactar la rescisión del contrato de limpieza viaria adjudicado a Trace al contemplarse en el acuerdo no solo el pago de 12 millones de euros por el fin del contrato, sino también la devolución de las detracciones por incumplimientos del pliego así como la compra de maquinaria por encima de su precio de adquisición.  Un pacto de mutuo acuerdo que la Ciudad insiste en que no está cerrado aún y, avalados por los técnicos, en ningún caso se incurrirá en ilegalidad.

Pese a las denuncias de MDyC y Caballas por los términos del mutuo acuerdo con Trace, la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani insistió en todo momento en que la decisión no está tomada ni el expediente cerrado, garantizando que se vela por el interés general y apuesta por “no tener que pagar nada” por la rescisión del contrato. “No hay una decisión tomada a la espera de que vean los técnicos si procede, si lo mejor para el interés general es el mutuo acuerdo, pero nuestra intención es que no tengamos que pagar nada por el mutuo acuerdo”, aseveró la responsable de las arcas municipales.

“Como esto termine en el Juzgado no le quiero contar lo que puede pasar”, advertía el portavoz de Caballas, Juan Luis Aróstegui, recomendando a la consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani que “no firme eso sola”. “Cuidadito con lo que hacen”, alertaba a su vez la portavoz de MDyC, Fatima Hamed, “¿le suena prevaricación?”.  Ambas formaciones insistieron en que no puede darse una rescisión de un contrato público de mutuo acuerdo habiendo incumplimientos del contrato de por medio, tal y como marca expresament ela Ley. Hasta catorce incumplimientos, recordaba Hamed. “Algo difícil de explicar a los ciudadanos, pero más difícil de explicar en los tribunales”, apuntaba desde Caballas Juan Luis Aróstegui. "Estamos metiendo a gente en un compromiso o en un lio muy gordo", se temía el portavoz localista, apuntando que deben aportarse informes que avalen que no hay incumpimientos del contrato, cuando sí los hay y están documentados.

Maquinaria por encima de su precio de coste

Desde Caballas añadieron también otro punto de difícil explicación en el acuerdo con Trace para la rescisión del contrato y que no obtuvo respuesta desde la bancada del Gobierno: la compra por encima de su precio de la maquinaria ya amortizada y que en su día adquirió la Ciudad para la empresa de limpieza. Según Aróstegui, al menos una de esas máquinas, comprada por 24.000 euros hace seis años se pagaría en el acuerdo por alrededor de 40.000. Una compra que superaría los 3,8 millones de euros.

En interés de quién

Desde MDyC, Fatima Hamed reprochó  a la Ciudad que se plantee una resolución de mutuo acuerdo a sabiendas de su ilegalidad: “¿Por los intereses de quién están velando? Porque todo apunta a que no están velando por los intereses de la administración".

Acusación velada que también quedó sin respuesta por parte de la consejera de Hacienda, que, como única respuesta en su turno de intervenciones, se limitó a retar a la diputada localista que fuera “valiente” y dijera a qué intereses beneficia con sus decisiones.  ¿Esa es toda su respuesta? Con eso me lo dice todo”, zanjaba Fatima Hamed.

Alertan de la ilegalidad del acuerdo para la rescisión del contrato con Trace