EDUCACIÓN

El Consejo de Ministros recalifica la parcela del Brull y desatasca el proyecto de centro educativo integrado

El Consejo de Ministros recalifica la parcela del Brull y desatasca el proyecto de centro educativo integrado
La parcela del Brull es ahora un vertedero.
La parcela del Brull es ahora un vertedero.  

El Consejo de Ministros ha dado su visto bueno a la ejecución del proyecto básico de Centro integrado  de educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato en Cortadura del Valle, esto es, en el solar del Brull. Un proyecto anunciado por el anterior ejecutivo pero que quedó estancado a la espera de que un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) recalificara el terreno como dotacional. Una recalificación que el Gobierno de Pedro Sánchez ha decretado acudiendo a la vía de urgencia, a iniciativa de la Dirección Provincial de Educación en Ceuta.

Con el PGOU empantanado en su revisión y con el solar elegido con calificación de residencial, el proyecto de construir un centro educativo en la parcela del antiguo parecía quedar en una vía muerta a expensas de que la Consejería de Fomento presentara el nuevo plan general, aun sin plazo para su aprobación definitiva. Un obstáculo que finalmente ha sorteado el Ministerio de Fomento decretando la recalificación del suelo como dotacional y que el Consejo de Ministros ha ratificado este último viernes de 2018. Con el relevo en La Moncloa, la nueva Dirección Provincial de Educación, que dirige Javier Martínez, cambió de estrategia y optó por la vía de urgencia para ahorrarse una espera indefinida al nuevo PGOU, una opción que ya barajó la anterior Delegación de Gobierno pero que nunca llegó a poner en marcha.

Una estrategia en la que ha sido necesaria la mediación de dos ministerios, el de Educación, para poder decretar la obra de urgencia nacional apelando a las necesidades de Ceuta, las altas ratios y el elevado fracaso escolar y, por otra parte, el Ministerio de Fomento, para recalificar el suelo atendiendo a esta urgencia. Movimientos en los despachos ministeriales y en la Dirección General de Infraestructuras y Equipamientos que han permitido desatascar un proyecto que parecía haber embarrancado.

El nuevo centro educativo, que contará con 6 unidades de Infantil, 12 de Primaria, 16 de Secundaria y 6 de Bachillerato, empieza ahora su periplo administrativo. Una vez aprobado el proyecto inicial, explican fuentes de Educación, el proyecto deberá salir a licitación, proceso que se demorará tres meses antes de licitar la ejecución.

Una ciudad escolar que cambiará el aspecto de una zona de Ceuta en estado de abandono perpetuo, con un inmenso solar en el que un día se levantó la panadería del acuartelamiento y en la que décadas después comenzará a levantarse un complejo educativo que abarcará desde infantil a bachillerato.