EN MANOS DE LOS TÉCNICOS

Controlar la frontera y "blindar" el Puerto con más agentes y obras, receta para la presión migratoria

Controlar la frontera y "blindar" el Puerto con más agentes y obras, receta para la presión migratoria
Varios jóvenes, este fin de semana, superando el perímetro del Puerto.
Varios jóvenes, este fin de semana, superando el perímetro del Puerto.  

La Junta Local de Seguridad ha acordado este lunes, según el resumen que ha realizado el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ante los medios, atajar la creciente presión migratoria que dicen sufre Ceuta "cortando la hemorragia" primero y "curando la herida" después. Es decir, antes que nada "intensificando" los esfuerzos y los controles de la Guardia Civil y la Policía nacional en la frontera para al menos reducir el flujo de "adultos y menores argelinos y marroquíes migrantes que acceden a la ciudad con el único objetivo de intentar cruzar a la Península".

Para eso la delegada del Gobierno ha prometido otra vez que "en breve" estarán operativos los mecanismos de "frontera inteligente" que se van a instalar en el Tarajal.

En paralelo se ha constatado la necesidad de "blindar" el Puerto, para lo que la Administración autonómica sigue dispuesta a poner dinero para ejecutar las obras "estructurales" que necesita para impermeabilizar su entorno, unos trabajos que Vivas ha propuesto a Doncel que inste a que sean declarados "de emergencia" para poder iniciarlos aunque no haya presupuesto.

"Mientras hace falta más presencia policial de la Nacional, la Portuaria, la Local y la Guardia Civil", ha añadido Vivas. Esta cuestión se ha dejado "en manos de los técnicos" y ni siquiera ha querido cuantificar cuántos efectivos hay disponibles actualmente y cuántos harían falta para ser mínimamente efectivos, no como hasta ahora.

Según Vivas, en los dos meses y medio que han pasado de 2019 se han registrado "1.400 incidencias" en la zona portuaria "cuando durante todo el año pasado fueron mil" y en el Centro de Realojo Temporal para menores migrantes solos "hay ahora 370 acogidos cuando en 2017 eran 170".

"Se trata de una situación insostenible y pedimos auxilio y socorro para que los migrantes salgan de Ceuta, en el caso de los menores si es posible retornados con sus familias o a través de otro mecanismo hacia la Península", ha insistido el líder del Ejecutivo local, preocupado por evitar que Ceuta "no se convierta en un macrocontenedor" de extranjeros hacia el continente europeo.

El presidente también ha repetido que la Administración General del Estado debe hacer lo que sea preciso para que la frontera cumpla su misión y para que el filtro real en Ceuta "no esté en el Puerto sino en el Tarajal".