URBANISMO

La falta de informe de impacto de género cuestiona el calendario para aprobar el PGOU este año

La falta de informe de impacto de género cuestiona el calendario para aprobar el PGOU este año
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  
Fuentes del Ejecutivo local reconocen que "ningún técnico ha advertido que falte" un dictamen expreso sobre la contribución del nuevo Plan General de Ordenación Urbana a luchar contra la discriminación por razón de sexo, pero múltiples documentos han sido anulados por ese déficit. El Supremo ha dictaminado que no es imprescindible si una norma autonómica no lo impone, pero que su ausencia podría dar pie a impugnaciones.

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que la Ciudad lleva más de una década elaborando no incorpora informe de impacto de género. No que se sepa, al menos. Según han indicado fuentes del Ejecutivo local, "ningún técnico ha advertido que falte" aunque para el Tribunal Supremo la igualdad "es un principio inspirador de la nueva concepción del desarrollo urbano que exige una ordenación adecuada y dirigida a lograr la igualdad efectiva entre hombres y mujeres".

Hace ahora cuatro años, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbó el PGOU de Boadilla del Monte, una de las ciudades más ricas de España, y por la misma razón (carecer de evaluación de impacto de género) cayó el Plan Territorial de la costa occidental de Málaga, entre otros en distintos puntos del país.

La Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal terció en el conflicto a finales del año pasado, cuando declaró "doctrina jurisprudencial" que no es exigible que los planes urbanísticos incorporen un informe de esa naturaleza a menos que así lo requiera la legislación autonómica, de la que Ceuta carece, rechazando la aplicación supletoria de la estatal.

No obstante, avisó de aunque no haga falta someter un plan a un trámite específico para evaluar su contribución a luchar contra la discriminación por razón de sexo, ello no implica que dicha perspectiva deba ser tenida en cuenta. Hasta el punto de que un documento con ese déficit "puede ser impugnado y el control judicial alcanzar a dichos extremos".

La Ley 30/2003 introdujo "la exigencia de un informe de impacto por razón de género en el procedimiento de elaboración de reglamentos" y para Caballas "desde 2007, con motivo de la aprobación de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, la Memoria de Impacto de Género es un documento obligatorio, como así se puede desprender de varias sentencias del Tribunal Supremo".

Para los de Mohamed Ali, que han levantado esta liebre, "parece muy evidente que la carencia de esta documento imposibilita su aprobación, pero más allá de la obligación legal y desde el punto de vista político no parece muy serio estar todo el día con la palabra 'igualdad' en la boca, alardeando de compromiso, y luego, cuando llega la hora de la verdad y hay que convertir las palabras en hechos, salirse por la tangente".

El Gobierno de Vivas ha dado durante las últimas semanas por prácticamente finiquitado el expediente del PGOU y esperaba solo el dictamen sobre inundaciones de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para, en semanas, antes de final de año, elevarlo para su aprobación provisional al Pleno antes de dejarlo en manos del Ministerio de Fomento.