RECORTE DE GASTO

El Gobierno prescindirá del director general de Barriadas y de sus controladores, casi todos socialistas

El Gobierno prescindirá del director general de Barriadas y de sus controladores, casi todos socialistas
Antonio Muñiz, en una imagen de archivo.
Antonio Muñiz, en una imagen de archivo.  

La poda del 25% del gasto en Direcciones Generales y personal eventual dependiente del Gobierno que se ha comprometido a hacer Juan Vivas ya tiene varios nombres: el hasta ahora director general de Barriadas, Antonio Muñiz, afín al PSOE, y los seis controladores que de él dependían desde el principio de la legislatura (actualmente, los socialistas José Antonio Carbonell, Melchor León, Omar Chaib, Abdelhak Amrani y Malika Naryis, junto al 'popular' Alonso Ruiz) no seguirán en nómina pública en 2020.

Las tareas y cometidos que hasta ahora desarrollaban serán "asumidas por las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Servicios Urbanos", según ha anunciado este jueves el presidente en rueda de prensa.

El Ejecutivo local tampoco va a alterar "en número" su plantel de directores generales y personal eventual, por lo que serán "amortizadas" las siete Viceconsejerías declaradas ilegales por el Supremo al estar ocupadas por personas no electas que el PP prevé reubicar deberán desplazar (seis) a otros altos cargos y asesores.

Para conseguir su objetivo último de minoración del gasto en ese ámbito, el Gobierno también ha decidido aplicar una "reducción-homologación" salarial a parte de los eventuales que de él dependen (no así a los que lo hacen de la Asamblea) y dejar de pagar residencia y antigüedad a los funcionarios que ejercen como directores generales y proceden de otra Administración (León Bendayán, Malika Al-Lal, Manuel Sánchez...).

Vivas cree que los afectados tienen "derecho" a pedir a la Administración en la que tienen plaza que les abonen esos complementos, pero la Ciudad "no lo va a hacer".