REFUERZO DEL ENTRENAMIENTO

Sancho Sifre apunta al Sahel, foco de “males endémicos del África subsahariana” como el yihadismo

Sancho Sifre apunta al Sahel, foco de “males endémicos del África subsahariana” como el yihadismo
Comandante General Javier Sancho Sifre
Comandante General Javier Sancho Sifre  

En su balance anual coincidiendo con la Pascua Militar, el comandante general de Ceuta, Javier Sancho Sifre, ha hecho balance no solo de la labor de la Comandancia en Ceuta sino más allá de nuestras fronteras. Porque, como ya hiciera en anteriores Pascuas, Sancho Sifre ha insistido en que la seguridad de España en este nuevo mundo global “hay que buscarla lejos de nuestras fronteras”.

“Hace años que las fronteras entre seguridad interior y exterior se difuminaron”, recuerda, rememorando los atentados que han sembrado el terror en toda Europa, con especial recuerdo para el ataque de las Ramblas. Y, para el general Sancho Sifre, la principal amenaza para España no está en una frontera muy lejana, el Sahel, el cinturón que separa la zona desértica de la sabana y que abarca desde Senegal a Eritrea, pasando por Mauritania, Mali, sur de Argelia, Níger, Chad, y sur de Sudán. Más de 5.000 kilómetros de zonas desérticas o en conflicto, o ambas cosas que son el “área de mayor interés” para la Directiva de Defensa Nacional.

Comandante General Javier Sancho Sifre en el salón del Trono de Comandancia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Males endémicos del África subsahariana”

Tres millones de kilómetros cuadrados en los que España se juega la “seguridad y estabilidad” del Mediterráneo, principal encomienda de la Directiva de Defensa Nacional y para ello “es necesario no descuidar la vigilancia, prevención y actuación, a la hora de controlar males endémicos que desde el África subsahariana se proyectan hacia el Norte de ese continente y terminan por afectar a España directamente”.

Un área del tamaño de Europa en la que, subraya el alto mando de la Comandancia General en Ceuta, España “debe focalizar gran parte del esfuerzo de contención del yihadismo, para lo que numerosos países requieren atención, colaboración y cooperación de España”. De hecho, recordó Sancho Sifre, 2.500 soldados españoles están destacados más allá de nuestras fronteras en 19 escenarios diferentes, entre ellos Mali, uno de los principales focos de grupos yihadistas en el Sahel, donde participaron en una misión de adiestramientos efectivos de Regulares, Ingenieros y Logística de Ceuta.

Preparación extrema

Un escenario potencial de conflicto y una necesaria actualización del Ejército que obliga a un permanente estado de alerta. “La respuesta de un ejército no puede improvisarse y es vital organizarlo, equiparlo y prepararlo de acuerdo con los posibles escenarios de actuación”, señalaba el general de División en su discurso de la Pascua Militar. Un entrenamiento con formación en inteligencia, lucha contra artefactos improvisados, combate en el desierto y, sobre todo, guerra urbana. E incluso en el subsuelo.

Un panorama que obliga a estar algo más que en forma, adelantó el mando de la Comandancia, que anunció que la Comandancia impulsará “aún más” la capacidad de resiliencia mediante ejercicios en ambiente de extrema fatiga, falta de sueño y en condiciones de estrés de combate”.