OBJETIVO, "NEGOCIO Y TRANSPORTE MARÍTIMO"

Rodríguez dejará al Puerto mirando más al mar y menos a las concesiones

Rodríguez dejará al Puerto mirando más al mar y menos a las concesiones
Rodríguez, en su despacho, señalando en un plano la zona en la que se construirá el nuevo muelle para grandes cruceros.
Rodríguez, en su despacho, señalando en un plano la zona en la que se construirá el nuevo muelle para grandes cruceros.  

El presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael Rodríguez, que dejará su cargo el próximo 1 de febrero, tal y como comunicó el martes formalmente a Vivas en un escrito en el que justifica su adiós, según ha repetido este viernes, en "motivos personales", ha dicho este viernes tras acoger en Ceuta una reunión de la Federación Ibérica de Empresas Estibadoras y Agentes Navieros (FIMOP) que el Puerto de la ciudad autónoma debería "aspirar" y concentrar sus esfuerzos en "el negocio y el transporte marítimo" y no tanto a las concesiones, cuya gestión parece ser lo que más inquieta al empresariado de la ciudad autónoma.

En evidente respuesta a la patronal el asturiano ha dejado claro que sigue trabajando y que seguirá haciéndolo hasta el 1 de febrero, que nada está abandonado y menos paralizado. "Dimito única y exclusivamente por temas personales y agradezco a la ciudad la acogida y al Gobierno local los proyectos que dejamos encaminados", ha reseñado Rodríguez, que ha defendido que ha contado con un equipo "muy bueno" que trabaja "junto", si bien él no ha podido "elegir con qué coincide" su salida, en este caso con la judicialización de las obras en los chalés del Puerto que el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria ha acordado echar abajo.

Entre los proyectos que el presidente saliente deja en marcha está, en un plazo estimado de "dos años", la construcción de un nuevo muelle que partiría en paralelo al Parque Marítimo desde el pantalán de la dársena de Levante y que colocaría a Ceuta como la tercera ciudad del mundo con capacidad para albergar grandes cruceros de 340 metros de eslora, los mastodontes hacia los que evoluciona el sector.

En la rada generada, junto al equipamiento diseñado por César Manrique, se haría hueco a una dársena para megayates y la idea sería reubicar en esa zona el CAS. Además se piensa "aumentar el dragado en el acceso a la dársena de Poniente" para que puedan atracar buques de mayor tonelaje y realizar operaciones de bunkering e "impulsar el desarrollo del muelle pesquero y la lonja", atrapados desde hace años en un círculo vicioso en el que sus deficiencias impiden que el pescado descargado pueda llegar al otro lado del Estrecho.