Imprimir

El Puerto entra en combustión

G. T. | 15 de enero de 2019

Rodríguez tomó posesión de su cargo el 31 de mayo.
Rodríguez tomó posesión de su cargo el 31 de mayo.

Solo medio año después de la llegada de Rafael Rodríguez a la Autoridad Portuaria, periodo en el que ha impulsado la demolición de los famosos chalés y un nuevo modelo de gestión de las concesiones que ha sublevado al empresariado local, la institución bulle en un enfrentamiento abierto entre directivos de incierta resolución mientras publicaciones cercanas al presidente cuestionan que vaya a seguir en ese "nido de víboras".

Apenas seis meses después de la toma de posesión de Rafael Rodríguez como presidente de la Autoridad Portuaria (se cumplieron el día de Nochevieja), el Puerto de Ceuta hierve como una caldera en ebullición, como un volcán en el que nadie se atreve a augurar cómo terminará, porque en esto coinciden todas las fuentes consultadas, el clima de batalla abierta y campal instalado en sus dependencias.

La semana pasada terminó con la supuesta certeza de que Rodríguez, al que se ve un tanto "aislado" y que ni siquiera conocer personalmente todavía incluso a trabajadores con altas responsabilidades del Puerto, llevaría al próximo Consejo de Administración, a celebrar supuestamente el 5 de febrero, senda propuestas de cese del director y el secretario general, César López Ansorena y Gerardo Toral Carletón. La Presidencia de la Autoridad Portuaria transmitió a este medio indirectamente que era "totalmente falso" que hubiese hecho movimientos para promover sus salidas.

Sin embargo, el runrún persiste y se amplifica. el Gobierno de Vivas todavía no ha hablado pero recopila información a toda prisa antes de posicionarse abiertamente, si al final tiene que hacerlo, quedar en fuera de juego o ser engañado.

Entretanto, incluso en primera persona, se da por hecho que una relación que comenzó muy estrecha, al menos en el caso de Rodríguez y López, que ocupa un cargo de libre designación, acabará mal o muy mal. ¿Por qué? ¿Qué la ha deteriorado tanto y tan deprisa? La mayoría de los consultados identifican como detonante principal pero no único los chalés del Muelle España, las once viviendas unifamiliares adjudicadas sin normativa y con todos los gastos pagados hasta hace nada en las que el nuevo presidente no tuvo cabida (se le mandó a la Casa del Mar y, después, a un piso en el centro) que el Consejo de Administración acordó en diciembre vaciar y echar abajo en lugar de vender a quienes, se dice, tenían la expectativa de hacerse con ellas en propiedad por unos 150.000 euros.

'Naucher' ha presentado el Puerto de Ceuta como "un nido de víboras, un organismo habituado a trabajar con escasos escrúpulos por el procedimiento administrativo y el respeto a la ley"

Para algunas fuentes la historia de esas casas es equiparable, en el fondo, al 'caso Emvicesa', otro "reparto arbitrario" de bienes públicos. Para otras, nada más lejos de la realidad en relación con unas viviendas adjudicadas "a personas, no a cargos", que se construyeron en los cincuenta, que han necesitado obras de "conservación" (el MDyC ha puesto las realizadas en manos de la Justicia) y sobre las que "nunca" se dieron pasos tendentes a su enajenación individual.

Teóricamente nadie habla en público de la combustión interna pero estos días dos publicaciones especializadas han empezado a hacerlo de forma extraordinariamente explícita: en 'Naucher', Juan Zamora presenta a Rodríguez como la persona "con carácter, experiencia, probada honradez y buen conocimiento del mundo marítimo y portuario" que "necesitaba" Vivas para sustituir a Torrado, a quien pone como los trapos.

Peor, si cabe, dibuja "un nido de víboras, un organismo habituado a trabajar con escasos escrúpulos por el procedimiento administrativo y el respeto a la ley". "Donde escarbara, hallaba Rodríguez Valero materia de preocupación cada vez mayor: obras opacas, compras dudosas, contrataciones sin documentación de soporte", refiere el artículo, que avanza que "la asfixiante sensación de estar rodeado de directivos implicados en los desmanes anteriores, dispuestos a defenderse al precio que sea, permite dudar de la determinación de Rafael Rodríguez Valero de presidir el Puerto de Ceuta".

En Internet es fácil encontrar artículos que cuestionan la imparcialidad de 'Naucher' y Zamora con Rodríguez Valero, al que supuestamente es tan afín que estaría dispuesto casi a beatificar, pero en 'Puertos, Navieras y Transporte Marítimo' también se han hecho eco del "serio conflicto" existente en una Autoridad Portuaria donde, además, arrecia el ruido de sables con versiones radicalmente opuestas, sospechas de todo tipo y acusaciones cruzadas sobre la existencia de filtraciones interesadas de información sensible.

Más allá de los chalés, en este medio año Rodríguez Valero tampoco ha hecho precisamente amigos con su apuesta por un nuevo modelo de gestión "transparente" de las concesiones, acabando con los cambios simultáneos de uso y titular a espaldas de la Administración que generaban lucrativos beneficios. Su máxima de que "el que tenga una concesión, que la explote y si le va mal, que la devuelva", ha soliviantado al empresariado, que ha recorrido los despachos de Vivas y la delegada pidiendo apoyo para su derogación.

Las próximas elecciones y el Gobierno autonómico que salga de ellas, a cuyo presidente compete la propuesta de nombramiento de presidente del Puerto, arroja un elemento extra de agitación sobre el futuro de un puesto que Torrado abandonó hace nada para centrarse en su defensa en el caso de las tasas del Puerto deportivo pero aseguran que querría volver a ocupar y en el que incluso se vería López si nuevos partidos ganan capacidad de decisión.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/puerto/puerto-entra-combustion/20190115060928192640.html


© 2019 Ceuta al Día

Ceutaldia

© 2005 – 2016 Ceutaldia.com- Diario Digital