CCOO de la Ciudad Autónoma

A la lucha diaria y constante que la sección sindical de CCOO lleva a cabo durante esta pandemia por una protección plena de la Policía Local para combatir diariamente el silencioso enemigo se le suma uno nuevo, el de la sinrazón.

Por poner un poco al día al ciudadano de a pie, el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma en el territorio español, atendiendo a las normas, viene a especificar que la Policía Local queda bajo las órdenes de un mando único, Ministerio del Interior, al objeto de garantizar la protección de las personas, bienes y lugares.

Hay deber de colaborar SÍ, pero sin delegar la gestión de personal, ni las responsabilidades, la seguridad y salud no sólo NO está anulada, sino que el propio Ministerio de Trabajo en su “Guía para la actuación en el ámbito laboral en relación al nuevo coronavirus”, acude a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales para, utilizando sus artículo 4 y 21, advertir de la posibilidad de paralización de una actividad por circunstancias de riesgo inminente o futuro inmediato.

A todos los efectos, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales debe cumplirse, y el caso que nos toca, el Superintendente Jefe de la Policía Local tiene la obligación de ejecutar su deber de protección sin soslayarse en un contexto de Alarma.

La Policía Local tiene valorada su exposición al peligro viral en riesgo bajo excepto en situaciones que deba interactuar con personas sospechosas de síntomas de contaminación, esto es desde el punto de vista técnico una incoherencia a sabiendas que ningún transgresor de la norma va a avisar al policía de su intención de resistencia o contacto, luego la propia anticipación preventiva obliga a dotar al policía en su operativo de los equipos de protección respiratoria y guantes de categoría descrita en el Protocolo de Actuación del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Ciudad.

Esto no es un riesgo sobrevenido, es el aumento de magnitud del riesgo a exposición a agentes biológicos, que el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoce a los policías en su Guía de Valoración Profesional (cno-11:5923 y cno-11:5931).

Pero, ese bajo riesgo no significa ausencia del mismo, el riesgo a agentes biológicos se incrementa sobremanera en una pandemia, y los períodos de aplazamiento están bajo la sospecha que pueden dilatarse en el tiempo si atendemos a otros escenarios internacionales.

Tanto es esto así que la reseñada Guía, del Ministerio de Trabajo, apoyándose en los principios preventivos de Prevención de Riesgos Laborales especifica con claridad que “cualquier medida de protección debe garantizar que proteja adecuadamente al trabajador de aquellos riesgos para la salud o su seguridad que no puedan evitarse o limitarse suficientemente mediante la utilización de medios de protección colectiva o la adopción de medidas de organización en el trabajo”, adaptaciones organizativas propias del régimen interno del Cuerpo.

-“CCOO en un lenguaje más verbal”-: ¡ejecute de una vez esas adaptaciones organizativas para la Policía Local, que no estamos viviendo un estado de sitio! los policías se enfrentan a un operativo que se va a mantener en el tiempo más de lo previsto inicialmente.

No se está pidiendo para la Policía Local nada imposible, pues son criterios de eficiencia y optimización que ya se están poniendo en práctica en el Cuerpo Nacional de Policía, Policía Portuaria, Bomberos, además de otras muchas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de todo el territorio nacional.

Desde esta sección sindical de CCOO le exhortamos, le reivindicamos, le exigimos con contundencia, que lleve a efectos los ajustes necesarios para que los Policías Locales minimicen la exposición tanto entre compañeros como con los ciudadanos, sin dejar de estar operativos y dispuestos en caso de un llamamiento, que son profesionales, responsables y muy implicados con la causa, como así lo están demostrando, no deje en el olvido esa propuesta que desde CCOO se le ha presentado en su despacho y actúe.

Esta emergencia pasará, con las consecuencias que estamos conociendo y las que se vislumbran, pero CCOO no olvidará, y si la situación de nuestros Policías Locales no varía hacia mejor, en su momento exigiremos que se rindan cuentas en los ámbitos que correspondan.