widad mdyc pie
widad mdyc pie  

Widad Mohamed, diputada de MDyC

Hace unos días el Presidente de la Ciudad, el Sr. Vivas, comentaba ante los medios de comunicación que consideraba que todas las opiniones y críticas suscitadas en torno al juego online y la ludopatía eran un “desmadre”. Deduzco de esa afirmación que el Presidente sigue rehuyendo la realidad ajena a sus intereses, tal y como nos ha venido acostumbrando y demostrando durante todos estos años.

Hablar de “desmadre” cuando el tema a tratar es la ludopatía es a mi entender irresponsable e incluso cruel e inhumano. Creer taxativamente que rebajar las tasas impositivas para beneficiar la implantación de las empresas o casas de apuestas en la ciudad, no supone ninguna problemática para la población ceutí es una fehaciente falta de responsabilidad y compromiso político que ya quedó demostrado en el pasado Pleno, cuando el Ejecutivo Local disfrutando de su mayoría representativa obvió las conclusiones de descontento y discrepancias emitidas por el resto de formaciones de la Asamblea, y terminaron aprobando en solitario su propia propuesta.

Incluso ustedes, señores del Gobierno, saben que la proliferación y promoción de las casas de apuestas, trae consigo que aumente la adicción al juego o al menos alimentan las conductas de riesgo. Querer que las “casas de apuestas” vengan y se asienten en nuestra ciudad, sí que es un verdadero desmadre.

Es evidente que el Ejecutivo Local pretende, con su proceder, que el resto de la ciudadanía asumamos como “normal” lo inaudito. Beneficiar la implantación de estas empresas en Ceuta es desacertado y descabellado, y por supuesto, dista mucho de la responsabilidad política que los ceutíes se merecen. Nuestros ciudadanos y ciudadanas necesitan de acciones políticas que nos sitúen a su lado y no a favor de las casas de apuestas.

Como responsables políticos estamos en la obligación de velar por el interés y el bienestar general. Por ello creo que es incomprensible ver cómo es el propio Gobierno quien incentiva la presencia de las empresas de juego, cuando lo que verdaderamente debería hacer es poner límites y sobre todo dejar de  vendernos” el lado amable del juego, máxime cuando todos somos conscientes de que la adicción y sus consecuencias son tremendas.

Me gustaría que el Ejecutivo Local tuviera la misma premura para fomentar   campañas de sensibilización y concienciación alertando de los peligros del uso irresponsable de los juegos en casas de apuestas u online que la que han demostrado al permitir el asentamiento de las empresas de juego.

Por todo ello, desde mi compromiso y responsabilidad política voy a trasladar al Pleno de la Asamblea una propuesta que permita prevenir problemas de adicciones y ludopatía y en la que espero que principalmente el Gobierno tenga claro que nuestro “caballo de batalla” es el interés general y la salud pública, y no la casas de apuestas.