Juan Redondo

Esto puede servir de precedente para ver la capacidad que tiene este gobierno local, sobre todas las materias que toca y esta en particular. No señor Vivas ustedes no les están diciendo la verdad a los colectivos que por sus trabajo necesitan de un PGOU actualizado, ya que aun sigue vigente el del mil novecientos noventa y dos con todas las carencias existente por el tiempo transcurrido.

De hecho no le dicen la verdad, por la sencilla razón de que no esta en sus manos en llevarlo a buen puerto, en principio porque son muchas instituciones las que tienen que intervenir y aunque usted ha puesto un buen equipo a trabajar en el tema, de hecho están haciendo todo lo que están en sus manos, se topan con muchos obstáculos. Es necesario destacar que en todo este asunto hay instituciones como Defensa, Hidrográfica del Guadalquivir, Puertos del Estado o Aena, entre otras, que para que intervengan, se les tiene que requerir mas de una vez su participación y cuando ya se piensa que todo va por buen camino empiezan a salir temas nuevos.

Y lo cierto de todo este asunto es que las mayoría de las competencias que se reflejan en este plan están en manos de las instituciones mencionadas, llegando a tener casi el ochenta por ciento de todo el territorio existente. De ahí que cuando usted, señor Vivas, se sienta a tratar con estos colectivos, solo representa al veinte por ciento del territorio local, que es la parte en las cuales la ciudad tienen el poder de decidir. Ahí reside parte del problema, pues aunque se redacte y se apruebe en el pleno, al final se tendrá que llevar a Madrid, ya que es el ministerio de Fomento quien tienen las competencias en la materia y como siempre ocurre este será devuelto sin la pertinente aprobación.

El caso es que la fecha que se le ha puesto para su aprobación no tiene visos de realidad y mas aún teniendo en cuenta que se ha ido cerca de las próximas elecciones, fecha esta difícil para aprobar nada de esta envergadura. Así que dígale la verdad a los colectivos interesados para que al menos sepan a que atenerse, ya que como esto siga por estos derroteros, el Colegio de Arquitectos tendrá que cerrar y volver otra vez a Cadiz para poder visar los proyectos.