Cuando vaya a votar procure no olvidar qué partidos pretenden la igualdad real entre hombres y mujeres.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién le ha subido el salario mínimo interprofesional y quién quiere subirlo aún más.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere que usted pague menos en su recibo de la luz.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere hacer que los bancos devuelvan lo que todos le prestamos.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere acabar con cargos políticos en empresas privadas.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién ve a los inmigrantes como personas con dignidad.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere que si usted hace horas extras las cobre.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere acabar con la temporalidad de los contratos.

Cuando vaya a votar procure no olvidar que la bandera de España no se la puede dar de comer a sus hijos.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere que no se privatice la sanidad.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién pretende que la enseñanza sea realmente gratuita.

Cuando vaya a votar procure no olvidar que su día a día es más importante que Cataluña.

Cuando vaya a votar procure no olvidar los derechos que, con mucho sufrimiento, consiguieron nuestros padres y abuelos.

Cuando vaya a votar procure no olvidar quién quiere revalorizar por ley las pensiones al mismo nivel que el IPC.

Pero sobre todas las cosas procure no olvidar el respeto por los demás, el respeto por aquel que piensa diferente a ti, el respeto por lo que salga de las urnas, el respeto que se merecen todas las personas aunque estén en las antípodas de tu pensamiento; procure no olvidar que antes que nada somos personas y que no merece la pena romper vínculos con nadie por temas de este tipo; procure no olvidar que el odio es muy mal compañero de viaje, que la violencia, el insulto, la descalificación solo nos hace peores.

Se lo digo yo que tengo amigos, conocidos y familiares que están en la otra punta de mi ideología, pero son amigos y familiares a los que quiero por encima de cualquier político o tendencia; la vida continuará y cuando usted y yo lo necesitemos serán ellos los que realmente acudirán en su ayuda.

 

Suerte.