Hija de la grandísima puta roja de mierda

S.J. - UVE


S.J.

Hija de la grandísima puta roja de mierda

"Que se muera la zorra vieja ya"

"Ojalá tenga una muerte lenta y agónica"

"Ojalá explote la sexta con todos ellos dentro y que ese día estén también Pablo Iglesias y Rufián."

"Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros."

"Hitler sí que sabía cómo hacer las cosas, este señor es Dios, ya estarían echando humo las chimeneas sin parar si estuviese al mando."

Resumiendo porque son  de comentarios: amenazas de muerte contra la alcaldesa, periodistas, inmigrantes; loas a Hitler, exaltación de la violencia, menosprecio por la vida y la dignidad de las personas, etc, etc, etc..

Problema 1: lo inquietante; estos señores llevan pistolas, uniformes, son agentes de la autoridad, están para servir, para hacer respetar la ley, pars cumplir los principios básicos de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad, para proteger a los detenidos, para salvaguardar sus derechos, etc, etc, etc...

Problema 2: lo sorprendente. Con la mano en el corazón y sin mentirnos a nosotros mismos, lanzo la pregunta: ¿cuántos ciudadados de a pie, como usted y como yo, no solo no condenan estos comentarios sino que están de acuerdo con lo expresado por estos policías locales o de alguna manera los justifican?

Conclusión: si mi hipótesis no es errónea (creo que el porcentaje de personas al que hago referencia en la pregunta anterior es mucho más alto del que podamos imaginar), concluyo que el ser humano o gran parte de él, o la sociedad en la que vivimos o gran parte de ella está realmente enferma.