FOTOGRAFÏA

Rosa Ros: “Ceuta es el mejor sitio en el que puede estar la obra de mi padre”

Rosa Ros: “Ceuta es el mejor sitio en el que puede estar la obra de mi padre”
Panorámica de Ceuta Bartolomé Ros Años 20
Panorámica de Ceuta Bartolomé Ros Años 20
La familia Ros y la Ciudad Autónoma de Ceuta firman el convenio para la salvaguarda y conservación del archivo fotográfico de Bartolomé Ros, pionero del fotoperiodismo y cuya obra está ya completamente digitalizada y accesible al público en el Archivo General de Ceuta.

Tras el entierro de Bartolomé Ros (Cartagena, 1906) en 1974, Rosa Ros descubrió hablando con sus hermanos mayores una faceta de su padre que no conocía: además de empresario de éxito, en su juventud había trabajado como fotoperiodista, vendiendo fotos a periódicos nacionales en los años 20 y cuyas imágenes aun siguen publicándose en la prensa un siglo después. 

Una obra fotográfica que inmediatamente Rosa Ros se propuso recuperar. Pero,¿dónde estaban las fotografías que su padre realizó en sus años de juventud?. Nadie lo sabía. Lo más parecido a una indicación era un difuso “por ahí”, que no ayudaba mucho teniendo en cuenta la larga y fructífera vida de su padre. Pero Rosa no se rindió y en 1975 empezó una búsqueda por Madrid y Tetuán hasta lograr encontrar el tesoro casi una década después, en 1983, en Ceuta. “Estaban en un almacén de la empresa en el puerto, detrás de unos televisores”, recuerda Rosa Ros en conversación con Ceuta al Día tras la firma del convenio con la Consejería de Cultura para la cesión de los fondos fotográficos de Bartolomé Ros, que desde ahora permanecerán bajo la custodia y conservación del Archivo General de Ceuta. 

Rosa Ros, junto a Juan Vivas y Carlos Rontomé, en la firma del convenio

“Bartolomé Ros ha vuelto a casa”, se emocionaba Rosa Ros en el acto institucional de la firma del acuerdo, “Ceuta es el mejor sitio en el que puede estar la obra de mi padre”. Las más de 2.000 fotografías —el 70 por ciento de ellas realizadas en Ceuta, apunta José Luis Gómez Barceló, un gran conocedor y apasionado de la fotografía de los años del Protectorado— que durante más de medio siglo permanecieron dormidas en cajas en un almacén del puerto, hoy están ya digitalizadas y al alcance de cualquiera en la web del Archivo General de Ceuta, que, además, prepara un nuevo repositorio del archivo fotográfico con las muchas (y valiosas) colecciones que atesora. 

“Hoy es un día importante”, recalcaba José Luis Gómez Barceló, afirmación que refrendó poco después el presidente de la Ciudad; Juan Vivas, que destacó también el valor de la obra por la que ahora velará la Ciudad. Y es que el Archivo General de Ceuta ha crecido exponencialmente con la aportación de la familia Ros, que seguirá teniendo la propiedad del catálogo que ahora guardará la Ciudad en condiciones óptimas, en cámaras de frio a temperatura estable para su perfecta conservación.  Un catálogo que ofrece una mirada única, valiosa en lo documental y en lo artístico, de los años dorados de Ceuta, los años 20.

Bartolomé Ros pan

Rosa Ros considera que ya ha hecho todo lo que podía hacer dentro de sus posibilidades para recuperar y poner en valor la obra de su padre, que ahora tiene el lugar que merece en la historia de la fotografía española. Pero la obra de su padre, en formatos de hace un siglo, cristal y acetato en su mayoría, requiere una conservación y un mimo que no podía dar la familia Ros para garantizar su óptimo estado. “Ahora está en manos de profesionales, firmo este convenio convencida de que es lo mejor que puedo hace. Ceuta es el mejor sitio donde puede estar la obra de mi padre. Aquí la vais a valorar, la vais a cuidar y la vais a dar una larga vida”.

Con la firma de Rosa Ros y Carlos Rontomé, consejero de Cultura, se cierra otra nueva etapa de la vida de Bartolomé Ros, un personaje crucial en la historia de Ceuta: un joven inquieto que supo ver la fuerza del fotoperiodismo antes que nadie, con una mirada artística y una capacidad técnica sorprendente para un muchacho de apenas 16 años cuando hizo sus primeros trabajos fotográficos para el Estudio Calatayud. Pero también el mejor cronista de su época, retratando a sus gentes y levantando acta fotográfica de la vida de Ceuta. Un trabajo que realizó en solo 12 años como fotógrafo, de 1918a 1930. Y, sobre todo, además de pionero del foroperiodismo, fue también un empresario visionario que vio el futuro de la fotografía y no dudó en convertirse en el primer distribuidor de Agfa en España, aunque fuera necesario que su padre firmara por él al ser aún menor de edad. Dos etapas de la vida de Ros muy diferentes, aunque complementarias, pionero del fotoperiodismo y emprendedor de éxito, que hacen de él un personaje único. Dos facetas en las que, a su manera, Bartolomé Ros hizo historia. Y las dos lo hizo desde este pequeño rincón del mundo que fue su casa en su infancia y su juventud. 

Hoy, el pionero vuelve a casa y su obra descansa como merece en el que siempre fue su hogar. 

Rosa Ros: “Ceuta es el mejor sitio en el que puede estar la obra de mi padre”