TRAGSATEC

Un año y 2,4 millones para hacer del Parque de Santa Catalina el vergel que se concibió

Un año y 2,4 millones para hacer del Parque de Santa Catalina el vergel que se concibió
santa catalina antes ahora
Proyecto del Parque y resultado final.
Tragsatec apuesta por hacer “aporte y extendido de suelos para crear una capa superficial con características fisicoquímicas adecuadas y espesor suficientes para el arraigo y desarrollo de la vegetación” y por usar "técnicas de bioingeniería" como “mantas y mallas orgánicas y geoceldas” para evitar la erosión en los taludes y permitir que prosperen especies como barrillas, siemprevivas, cardones o jaras.

Armerias gaditanas, barrillas, siemprevivas, cardones, jaras y otras especies vegetales herbáceas y arbóreas de mayor o menor porte es lo que propone plantar Tragsatec en el Parque de Santa Catalina para intentar darle la imagen de vergel con la que se concibió su rehabilitación tras el sellado del antiguo vertedero hace ya casi diez años. Antes habrá, eso sí, que poner suelo de calidad y en cantidad, lo que no hizo 'Intervías', según se concluyó en un informe elaborado hace casi un lustro por el medio propio.

Ahora los especialistas de la sociedad pública han cifrado en doce meses y en unos 2,4 millones de euros la intervención necesaria para darle a esos 60.000 metros cuadrados “los valores ecológicos y recreativos que las actuaciones previas realizadas, por distintos factores, no han conseguido lograr”.

Las obras de la segunda fase del sellado del vertedero que incluía su restauración vegetal y la mejora en elementos de seguridad, accesos y alumbrado finalizaron en febrero de 2016 con la instalación de la pasarela que une el Parque con el sendero perimetral Monte Hacho, pero el proyecto nunca arrojó "los objetivos paisajísticos y de uso recreativo con los que fue concebido este espacio”.

Tragsatec ha ratificado que esto ha sido así porque “los suelos se encuentran degradados y con un bajo porcentaje de materia orgánica” y porque “los datos de profundidad apuntan que es bajo e irregular, lo que indica que existen serios problemas de pérdida debido a fenómenos de erosión y escorrentías” que en no pocas ocasiones han destapado la cubierta de la antigua montaña de basuras a pesar de las medidas correctoras implementadas, la última para consolidar sus laderas.

Parque Santa Catalina 4034

Ahora será necesario efectuar un “aporte y extendido de suelos para crear una capa superficial con características fisicoquímicas adecuadas y espesor suficientes para el arraigo y desarrollo de la vegetación”. Para evitar su pérdida, principalmente en las zonas de talud, se proponen “varias técnicas de bioingeniería diseñadas para la corrección de estas situaciones” como “mantas y mallas orgánicas y geoceldas” que “se utilizan fundamentalmente como protección frente a la erosión hídrica y eólica, aunque también mejoran el microclima de la superficie del terreno y lo hacen más favorable para las plantas y evitan que las semillas sean arrastradas pendiente abajo”.

También hará falta hacer “enmiendas orgánicas para incrementar la fertilidad del sustrato y mejorar sus propiedades físicas (estructura, capacidad de retención de agua, aireación…)” con el fin de que los niveles de fertilidad del suelo "se mantengan a largo plazo. Para la corrección de los desequilibrios entre macro y micronutrientes sugiere “fertilizaciones químicas que generalmente contienen nitrógeno, fósforo y potasio en distinas proporciones o magnesio”.

Tragsatec también ha formulado una propuesta de revegetación adaptada a “los condicionantes del suelo una vez que el suelo haya adquirido las condiciones físicas y químicas necesarias”, así como de “revisión y restauración de elementos del parque que puedan encontrarse deteriorados: viales, cunetas, obras de paso, mobiliario e instalación de riego”.

Un año y 2,4 millones para hacer del Parque de Santa Catalina el vergel que se concibió