CABALLAS DENUNCIA

El Gobierno mantiene cinco servicios básicos sin contrato

El Gobierno mantiene cinco servicios básicos sin contrato
Foto de familia del Gobierno de Ceuta
Foto de familia del Gobierno de Ceuta  

“Aquí tenéis los servicios que el Gobierno de Ceuta mantiene sin contrato: Autobuses, EDAR, Planta de Transferencias de Residuos, la planta desalinizadora y el mantenimiento de las redes de saneamiento y abastecimiento de agua. Mas de 20 millones de euros sin contrato! ¿Hay Gobierno?”, se preguntaba este martes Mohamed Alí, líder de Caballas, en su cuenta de Twitter, señalando los cinco servicios básicos que la Ciudad mantiene mediante la prórroga de la adjudicación.

Cinco áreas clave cuyos contratos de adjudicación han caducado sin que el Gobierno que haya sacado de nuevo licitación tras agotarse su vigencia, obligando a aprobar prórrogas que permitan mantener el servicio público sin cumplir el requisito legal de sacarlo a concurso público.  Una irregularidad que se viene multiplicando en este ejercicio, dejando fuera de contrato servicios básicos como son el transporte público, la Estación Depuradora de Aguas Residuales, la Planta de Transferencias de Residuos, la planta desalinizadora y el contrato de mantenimiento de las redes de saneamiento y abastecimiento de agua.

Quizá el mejor ejemplo, el de más solera, sea la planta de transferencia de residuos del Monte Hacho, que desde hoy, jueves 6 de agosto, sigue la senda del servicio de transporte público en autobuses urbanos, sin contrato de adjudicación pública tras caducar el pasado otoño. En el caso de a gestión de la trasferencia de residuos a la Península, el servicio se licitó y adjudicó hace una década, el 4 de agosto de 2010, a Urbaser y que desde hoy queda oficialmente fuera de contrato al cumplirse la vigencia de una década como máximo que contempló la última licitación, por seis años más un máximo de dos sendas prórrogas de dos años cada una. Fuentes del Ejecutivo local apuntaban a Ceuta al Día el pasado 17 de julio que “se está trabajando” para darle una solución definitiva a un contrato que fue licitado en 2009 por un importe de 33,6 millones (a razón de 5,6 cada ejercicio) y finalmente fue encomendado a Urbaser por 27,2 para seis años.

Circunstancia que Mohamed Alí compara con los contratos de la Planta Desalinizadora o las polémicas en torno a los contratos de mantenimiento de la red de saneamiento y abastecimiento de Acemsa. A los que se ha unido el contrato más visible y vital para los ciudadanos: los autobuses públicos. El Gobierno de la Ciudad ha apuntado este lunes tras reunirse con el gerente de la empresa que ha prestado el servicio de transporte público en autobuses urbanos durante medio siglo, Hadu-Almadraba, que aunque ha aceptado explorar la posibilidad de municipalizarlo a la vista de la situación en la que lo dejaría la falta de flujo de pasajeros de Marruecos, su gran nicho de mercado hasta la declaración del estado de alarma, esa salida sigue lejos de ser su preferida.

Tras caducar el pasado otoño, la Ciudad, ante las amenazas de huelga por quiebra de la empresa Hadú-Almadraba, aboga por prorrogar el contrato de adjudicación con una concesión administrativa por un periodo de dos años para salir del paso, en tanto en cuanto se redacta un pliego de condiciones que hace meses que debería estar listo.

Un caso singular es el de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDASR), que el Gobierno no sabe seguro si tiene licencia de apertura, como negaban desde MDyC ya en 2018. Aún así, alegaba el entonces portavoz del Gobierno, Jacob Hachuel, la licencia de apertura es un mero “formalismo”.

El Gobierno mantiene cinco servicios básicos sin contrato