MÁS PCR, MEJOR AISLAMIENTO

Domínguez pide un cambio de estrategia: más pruebas PCR y un lugar para los aislados, como el hotel público

Domínguez pide un cambio de estrategia: más pruebas PCR y un lugar para los aislados, como el hotel público
Archivo
Archivo

Propone intensificar la capacidad diagnóstica, mejorar el control de las restricciones y mejorar el control del aislamiento domiciliario de positivos o, en su caso, alternativas para quien no pueda mantener el confinamiento en condiciones óptimas.


El jefe de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Ceuta (HUCE) Julián Domínguez, ha abogado en una entrevista concedida a Radio Televisión Ceuta (RTVCE) por un cambio de estrategia ante la velocidad de contagio de esta tercera ola de la pandemia de coronavirus Covid-19 y el aumento paulatino e imparable de la presión hospitalaria. En este caso, Domínguez, ha aparcado las críticas a la hostelería que le generaron una agria polémica con el sector, toda vez que ayer mismo, el consejero de Sanidad, de quien depende la vigilancia epidemiológica de la pandemia, confirmó que ninguno de los brotes activos en la ciudad está vinculado o tiene su origen en los locales de hostelería a los que atacó Domínguez hace días.

Domínguez propone cambiar el rumbo de las medidas con tres puntos prioritarios y, curiosamente, ninguno de ellos tiene que ver con el tejido económico. En concreto, Domínguez ha pedido: Intensificar la capacidad diagnóstica, mejorar el control de las restricciones y mejorar el control del aislamiento domiciliario de positivos o, en su caso, alternativas para quien no pueda mantener el confinamiento en condiciones óptimas. Una de las posibilidades que se barajaron al inicio de la pandemia y que se ha aplicado en otras regiones es la de habilitar establecimientos hoteleros, como el municipal, para acoger a los positivos que por sus circunstancias vitales tengan complicado cumplir el aislamiento domiciliario en condiciones seguras.

Domínguez ha blandido la amenaza de endurecer de nuevo las restricciones si no se actúa en el sentido que pide. Obviando, que por ejemplo a finales de octubre, en lo más duro de la segunda hora, los expertos, como él mismo, ya pidieron al Gobierno de Vivas, volver al confinamiento, sin que se ejecutara ni esa medida extrema ni el cierre a las 18 horas de todas las actividades no esenciales (el comercio fundamentalmente), a pesar de lo cual la curva de contagios bajó, sin que ningún experto ni responsable público haya hasta la fecha sacado conclusión alguna sobre lo que hizo que mejorara la situación a pesar de la falta de aplicación de nuevas restricciones, la solución para todo mal de estos días de pandemia. “Si la velocidad sigue a esta velocidad, que es el triple de la segunda onda epidémica habría que tomar medidas más restrictivas”, ha valorado Domínguez, apuntando que comunidades autónonas como Castilla y León están pidiendo ya un confinamiento estricto a imagen y semejanza de la primera fase de la pandemia, aunque de forma más intensiva, en periodos más cortos. “Un confinamiento pleno durante dos semanas y volver a las restricciones relativas que tenemos ahora, quizá sería lo idóneo. Si no se hace así y la velocidad de propagación sigue el ascenso va a ser meteórico”. Una medida, el confinamiento, que pide ahora Castilla y León, como pidió Ceuta o Asturias durante la segunda ola con el rechazo del Ministerio de Sanidad. Y en ambos ejemplos, el de Ceuta como el de Asturias, las medidas que ya se podían adoptar (en el caso de Ceuta sólo se extendió dos horas el toque de queda) sirvieron para controlar la pandemia. 

Tampoco ha dicho nada Domínguez de la falta de planificación con la que se ha abordado el nuevo curso, con el Ministerio aplazando el regreso a las aulas del alumnado justo en la víspera del arranque, para poder realizar test a los docentes antes de que se incorporaran, como se hizo al inicio de curso, y a pesar de que se sabía que muchos de los docentes, también del alumnado, habrían viajado a la península, por ejemplo al Campor de Gibraltar, para celebrar las fiestas.

Domínguez ha dejado de lado la hostelería y se centra ahora en proponer medidas de tipo sanitario puro y duro y un mayor control del cumplimiento de las medidas ya en vigor

Más pruebas diagnósticas

Pero, antes y aquí sí parece haber cierto ánimo de aprender del a experiencia, Domínguez valora la necesidad de cambiar la estrategia, incidiendo en lo que ya dio buenos resultados: el aumento de la capacidad diagnóstica, seriamente mermada en las últimas semanas. “Eso se hizo muy bien en octubre y primeros de noviembre, fue una decisión magnífica y la Ciudad, un poco más tarde, el 16 de noviembre abrió el Punto Covid y remató la faena para poder conseguir esas cifras tan buenas”, ha explicado, recordando cómo Ceuta logró domar la curva de contagios en apenas un mes para llega a las puertas de la Navidad con los mejores datos del país y apenas 50 casos activos y el Hospital libre de pacientes covid.

Aunque, si en la segunda ola se apostó por los test de antígenos, ahora el preventivista apuesta por poner el foco en las pruebas PCR para “buscar asintomáticos”, bien entre los contactos de casos positivos, bien entre grupos prioritarios. A pesar de que él mismo recordó a este mismo medio hace meses que los asintomáticos, precisamente por la carencia de síntomas como la tos, los estornudos o la fiebre que hace que se sude más, tienen poca carga vírica y es más complicado que contagien.

Mejorar el aislamiento

El gran número de brotes (44) y la rapidez con la que se propaga en las familias, evidencia a juicio de Domínguez que nos encontramos con un problema en el aislamiento de los casos positivos, un punto en el que habría que buscar alternativas y reforzar el control. “Este brote tiene una velocidad de propagación muy alta y hay que pensar en medidas adicionales”, aboga, “Hay personas que quizás no puedan hacer bien el aislamiento en sus domicilios y eso aumenta los brotes de forma masiva, cada vez hay más grupos familiares con hasta 12 personas contagiadas, eso significa que no se puede mantener el aislamiento”.

Por ello, considera el jefe de Medicina preventiva, habría que considerar un recurso adicional, “un sitio donde tener a los positivos que no puedan hacer su aislamiento correctamente en sus domicilios”. El Gobierno de la Ciudad Autónoma viene ofreciendo para tal fin el Hotel Municipal desde el principio del a pandemia.

“Hay personas que quizás no puedan hacer bien el aislamiento en sus domicilios y eso aumenta los brotes de forma masiva, cada vez hay más grupos familiares con hasta 12 personas contagiadas, eso significa que no se puede mantener el aislamiento”, ha explicado Domínguez para pedir habilitar un espacio público para alojar a estos positivos

Más control de las restricciones

En paralelo, Julián Domínguez propone una mayor intensidad en los controles de las medidas de restricción de la movilidad y el uso de mascarillas y la reducción de las interacciones sociales. “En general se hace bien pero hace falta mas control en algunos sitios. Ceuta es muy pequeño y todos sabemos que hay puntos donde no se cumple o no se usa la mascarilla correctamente”, ha explicado sin concretar esos puntos.

Domínguez pide un cambio de estrategia: más pruebas PCR y un lugar para los aislados, como el hotel público